Qué es la ansiedad anticipatoria
Cuando nos adelantamos al presente, visualizando una situación de felicidad, experimentamos ilusión, conectamos con el lado positivo de la realidad que está en nuestro corazón. Por el contrario, cuando los miedos nos empujan hacia el mañana y nos adelantamos a algo que va a pasar o que creemos que puede ocurrir, caemos en el círculo de la ansiedad anticipatoria.

En este caso, la situación que nos asusta no se ha producido realmente, sin embargo, al vivirla como tal en nuestra mente sí experimentamos emociones y sentimientos que son muy reales. Este tipo de ansiedad puede surgir principalmente en situaciones nuevas en las que la persona rompe por completo con su zona de confort y se pone en lo peor.
Seguir leyendo

Consejos para cuidar tu salud mental
La salud mental no solo remite a posibles trastornos sino que todos debemos cuidar nuestra higiene mental. Cada uno, en mayor o menor medida, sufre dificultades propias, por ejemplo, inseguridades personales, ansiedad, pensamiento negativo, autoestima baja o, por el contrario, ego inflado. La salud mental, en muchas ocasiones, es la gran olvidada cuando pensamos en qué significa el bienestar.

Ahora que inicia la primavera, muchas personas se centran en la operación bikini, el deporte también se enfoca como un elogio al cuidado del cuerpo cuando en realidad, existe un motivo todavía más importante para atender al bienestar anímico. Cuando una persona tiene el brazo roto, podemos verlo. Sin embargo, cuando una persona tiene una herida emocional interna, no la percibimos aunque convive con esa limitación. El concepto autoestima no tiene una entidad visual, y sin embargo, es el gran pilar de nuestro desarrollo personal. ¿Qué puedes hacer para cuidar tu salud mental?
Seguir leyendo

Cómo plantar cara al miedo
El miedo es como ese fantasma que tiene una forma de nebulosa hasta que ponemos nombre a este temor. Es decir, hasta que identificamos la situación concreta y específica que nos preocupa. Existen distintos tipos de miedo con nombre propio. Enumero una lista de posibles ejemplos con los que, tal vez, te sientas identificado: “No me gusta utilizar el ascensor”, “Me asusta enfrentarme a una exposición en público”, “Tengo miedo de ser despedido en el trabajo”, “Me asusta la soledad”, “Me da vértigo fracasar en mi nuevo proyecto”…

Cada ser humano tiene sus propios temores, por esta razón, el primer paso para identificar aquello que te afecta a ti en primera persona es anotar ese temor. Hacerlo, es un modo de darle forma, de darte cuenta de que puesto sobre el papel, ese miedo no es tan grande como en tu mente. El mejor modo de plantarle cara al miedo no es la evitación de una circunstancia concreta, aunque esta vía sea aparentemente rápida e incluso, cómoda.
Seguir leyendo

Cosas que debes conservar de tu pasado
El pasado puede ser fuente de grandes traumas para quien sigue pegado al ayer. Sin embargo, el pasado también es fuente de grandes tesoros. Esos que debemos mantener como un bien muy preciado a lo largo de nuestra vida. Uno de estos tesoros es la experiencia. Ese legado que muestra el verdadero conocimiento práctico: gracias al camino que has recorrido, estás aquí hoy.

Si tu camino hubiese sido diferente, tú también serías distinto. Cuando eches la vista al pasado, valora la experiencia también de los errores, esos que a veces nos gustaría tachar con una cruz en el folio de la vida.
Seguir leyendo

Actitudes que te hacen quedar estancado en los problemas
Existen actitudes que nos ayudan a crecer, mientras que otras, nos hacen permanecer estancados en nuestros problemas y dificultades. Uno de los errores más habituales y también, uno de los más insanos, es el del rol de víctima. Este rol nos lleva a considerar culpables a los demás de aquello que nos ocurre, buscamos responsables absolutos fuera de nosotros mismos y esto nos impide avanzar ya que cuando estamos en este punto, tenemos una visión distorsionada de los hechos.

El discurso que acompaña a este rol suele ser el de la autocompasión y la lástima. La persona vive centrada en sí misma y tiene muchas dificultades para ponerse en el lugar de los demás. Hace deducciones de las intenciones de quienes considera culpables de su situación que, en realidad, solo son suposiciones e interpretaciones subjetivas.
Seguir leyendo

Signos de mejoría en una terapia psicológica
Una terapia psicológica, a diferencia de un proceso de coaching, tiene un factor terapéutico, es decir, curativo. La curación en los procesos emocionales no es automática, y en muchos casos, tampoco rápida. Sin embargo, los signos de mejoría sí empiezan a ser visibles más a corto plazo y se convierten en el mejor estímulo de motivación para avanzar. Uno de los signos de mejoría más evidentes es el de experimentar una sensación de tener un mayor control sobre la propia vida, experimentando también un mayor nivel de serenidad y de paz interior.

Por el contrario, cuando el paciente experimenta constantes cambios de humor y se siente desbordado durante muchos momentos por emociones desagradables, experimenta un malestar que le hace sentir apático en ciertos momentos.
Seguir leyendo

Beneficios de los besos en la pareja
Hoy se celebra el Día del Beso, una buena jornada para reflexionar sobre qué beneficios produce esta demostración de amor en la pareja. El beso tiene su propio lenguaje, por tanto, te permiten expresar sin palabras un sentimiento. Y pese a que las palabras son muy importantes en la comunicación de pareja, en ocasiones, son más constructivos los silencios que vienen acompañados del mensaje positivo del lenguaje corporal.

Los besos producen emociones y las emociones nos ayudan a fijar con más nitidez momentos importantes en nuestro recuerdo. Evidentemente, no todos los besos producen emociones puesto que la rutina también llega a un acto tan romántico en apariencia como besar. Sin embargo, los besos de una reconciliación sentimental sí están cargados de emociones agradables.
Seguir leyendo

Qué hacer con aquellas situaciones que no puedes controlar
Existen situaciones que no podemos controlar y que, sin embargo, nos afectan personalmente en primera persona. Vivencias ante las que nos sentimos vulnerables e impotentes porque a pesar de que nos gustaría poder hacer algo útil para poder solucionar ese hecho, resulta imposible. Este tipo de situaciones son una lección de humildad para nuestro ego y en muchos casos nos recuerdan cuál es nuestro lugar y hasta dónde podemos llegar.

Si estás viviendo una situación que no puedes controlar siempre puedes hacer algo: influir en positivo en tu actitud. Por ejemplo, si sufres por la enfermedad de un ser querido con pronóstico grave, puedes acompañarle en estos momentos de su vida cuando seguramente, habrá otras personas que no estarán a la altura de las circunstancias.
Seguir leyendo