3 motivos que agotan mentalente
¿Cuántas veces te has hecho esta pregunta? Realmente el sentirse cansado es algo muy habitual en nuestra sociedad a causa del ritmo tan ajetreado que llevamos siempre. Pero en ocasiones no sólo tiene que ver con que no pares ni un segundo, que duermas mal o que te encuentres enfermo, en ocasiones la cosa va mucho más allá y tiene que ver con nuestra mente y nuestro modo de ver y llevar la vida diaria.

Seguramente cuando te sientes cansado tengas la necesidad de mejorar y sentirte mejor para poder cumplir con todas las responsabilidades y quehaceres diarios que llevas sobre la espalda. Pero el día sólo tiene 24 horas y no se puede estirar más y cuando la energía de tu cuerpo empieza a agotarse y tu mente dice basta…quizá pienses que existe un remedio para cumplir con todo, pero el único remedio que existe es acabar con los malos hábitos que consumen tu energía. A continuación te citaré algunos de ellos.

No haces ejercicio

No hacer ejercicio por falta de tiempo y estar todo el día sentado en la oficina o no moverte por los motivos que sean hará que en lugar de estar descansado te sientas aún más cansado y pesado. Aunque parezca contradictorio es la realidad por lo que necesitarías para dejar de ser sedentario realizar ejercicio tres días a la semana aunque sólo fueran 20 minutos al día, de este modo te sentirás menos cansado y más enérgico al cabo de las semanas. ¡Así que no dudes en levantarte del sofá y empezar a caminar!

Y por supuesto debes complementar el ejercicio con una dieta equilibrada (cinco comidas al día) y por supuesto deberás beber agua suficiente (por lo menos dos litros diarios) para poder sentirte bien.

3 motivos que agotan mentalente

Trabajar más de la cuenta

Quizá te pongas más trabajo a las espaldas del que puedas o debas realizar y esto aunque creas que te generará satisfacción personal y beneficios económicos (a veces), lo más seguro es que te traiga cansancio, malestar e irritaciones con las personas cercanas que no tienen culpa de tu elevado estrés. Establece metas realistas para que puedas alcanzarlas de forma diaria y dispón de tiempo para ti mismo.

Demasiadas preocupaciones

Las preocupaciones agotan a cualquiera y más todas esas preocupaciones que luego al final nunca ocurren pero que desgastan tu energía hasta dejarte exhausto. Deja ese papel catastrofista de tu mente y espera lo bueno para que no te entre ansiedad ya que sólo conseguirás paralizarte. Pregúntate qué es lo peor que te puede ocurrir, habla con alguien cercano y después sal a pasear al aire libre para despejar tu mente…recargarás pilas.