abrete-a-la-vida
La actitud con la que una persona afronta el presente es determinante porque la vida en esencia, es la historia que cada uno cuenta de ella, y esta historia, está determinada por el modo de ver las cosas y la realidad. Existen momentos de la vida, en los que una persona puede estar cerrada a todo: en una situación de desamor, ante una decepción profunda, ante el dolor intenso… Existen emociones que son tan fuertes, que en cierta forma, nublan la vista de quien las sufre.

Ábrete a tu futuro

Ábrete a la vida porque así también, te predispones de una forma adecuada a tu futuro, a ese tiempo que está por venir y que en esencia, está marcado por la esperanza de todo aquello que está por llegar. La apertura mental te aporta serenidad, equilibrio y tranquilidad.

Para abrirte en positivo hacia el mañana, intenta pensar en proyectos que te ilusionen y que te gustaría llevar a cabo. Este consejo es aplicable en cualquier momento, pero especialmente, en la jubilación cuando existen personas que de entrada, se asustan y no saben en qué ocupar su tiempo.

Ábrete a la vida

Abre el corazón

Abre el corazón a nuevos amigos, a las personas que te rodean, ábrete a nuevas experiencias porque la vida, es más vida desde la apertura de quien está dispuesto a dejar huella en el mundo. Y esta huella solo se deja viviendo de verdad con coherencia interna.

No es nada fácil curar el dolor, de hecho, lo humano es seguir avanzando con cicatrices en el alma, con vacíos internos y con miedos que lejos de paralizarte, tienen que ser un impulso para vivir a pesar de ellos. Por ejemplo, el miedo a la muerte, vivido de la forma adecuada, se convierte en un aliciente para disfrutar de este instante.