Cómo acabar con la sensación de monotononía
La vida, en sí misma, no es monótona puesto que más allá de su semejanza, cada día es distinto al anterior. La sensación de monotonía es interna. Un ejemplo de cómo aquello que una persona vive y la realidad en sí misma no siempre encajan.

Y cuando la monotonía y la rutina pesan en nuestro ánimo, es en este marco de introspección donde debemos incidir para crear nuevas posibilidades.

Cuáles son tus expectativas en tu vida

Este es uno de los puntos a los que debes dedicar mayor atención porque lo más probable, si sufres de un sentimiento de insatisfacción crónico, es que tus expectativas con la realidad muestren unos deseos de felicidad que no se ajustan a tu estilo de vida moderno. Es decir, no es que aquello que está ocurriendo ahora mismo no sea valioso sino que no es coherente con tus prioridades. En ese caso, tendrás que ir haciendo cambios hasta llegar a tener la vida que deseas del modo más aproximado posible.

Cómo acabar con la sensación de monotononía

Qué significado das a tus vivencias

Muchas personas etiquetan su realidad como monótona porque comparan su vida con la de los demás y se visualizan con inferioridad. También ocurre que podemos llegar a tener una visión totalmente distorsionada de la vida anhelando una serie de novedades habituales que es difícil que se materialicen constantemente porque en la vida, existe rutina. Y este concepto no es negativo sino positivo. Los espacios de rutina nos permiten estructurar nuestros tiempos en un fin con sentido, de una forma coherente y lógica.

Organizar un viaje

Organizar un viaje, incluso aunque sea a un destino próximo a nuestra ciudad, es una de las medidas más sencillas para romper con la monotonía. Cambiar de entorno, vivir en un alojamiento distinto, descubrir el lugar y hacer turismo. La experiencia de hacer una escapada en solitario también resulta muy gratificante para potenciar la autonomía. Cuanto más consciente eres en tu propia realidad, más feliz vives.

Cómo acabar con la sensación de monotononía

Construye el guión de tu vida

Si la banda sonora de tu vida no te gusta, tendrás que incluir nuevos acordes, añadir nuevos matices a esa canción de fondo que escuchas en tu conciencia. Construye un guión de cambio en el que integres pequeños pasos para acercarte a ese modelo de vida ideal a la que aspiras. Muchas personas deciden iniciar un proceso de coaching cuando están inmersas en una etapa de la vida en la que la rutina se convierte en totalmente negativa. Y a través de esta decisión, abren nuevas puertas.

Activa tu agenda social y cultural. Este es un paso muy importante para acabar con esa sensación de monotonía. Asiste a conferencias, participa en cursos, acude a presentaciones literarias, visita exposiciones en galerías de arte… En torno a la vida cultural se producen experiencias, sensaciones y vivencias que potencian el valor de la subjetividad positiva. Y por tanto, te ayudarán a conectar con la rutina desde el optimismo del aquí y el ahora. El arte, por ejemplo, te ayuda a educar la sensibilidad para ver más allá de lo evidente.

Llama a un amigo al que hace un tiempo que no ves para compartir la tarde juntos y poneros al día de las novedades en vuestras vidas. Realiza una actividad de voluntariado con una organización que realiza una labor que admiras. Visita con más frecuencia las librerías y bibliotecas para sumergirte en la lectura como una terapia que es contraria a la rutina. Disfruta también del teatro y el cine.

Si este instante te parece monótono, cierra los ojos, respira profundamente y envíate un mensaje de autoamor sincero.