Acepta el pasado para ser feliz hoy
Pasado, presente y futuro no son entidades independientes. Al final, existe una conexión entre el ayer, el hoy y el mañana. Pero a veces, esta conexión sólo es posible realizarla a través de un ejercicio de memoria, es decir, sólo se puede tener una perspectiva real a través del ahora. ¿Quieres ser feliz de verdad? Entonces, libérate de las cadenas que te atan a tu pasado de una forma negativa. Acepta los hechos tal y como son, incluso, aquellos que te gusten menos.

No pretendas cambiarlos, sencillamente, porque no se puede. Pero lo que sí que está en tu mano es aceptar el ayer para vivir mejor el hoy, y abrir con ilusión las puertas del mañana. Esa puerta que puedes visualizar desde ahora mismo y a través de la cual tienes la posibilidad de alcanzar tus sueños.

El presente es una auténtica maravilla cuando lo vives de verdad, es decir, cuando conviertes cada nuevo día en una oportunidad. No se trata de hacer planes espectaculares, se trata, sencillamente, de vivir. ¿Acaso hay algo más grande que eso? Por ello, ten la mente abierta, disfruta de ti mismo y también de los demás. Vive la vida que tú deseas y no la que otras personas quieren que lleves a cabo. Siéntete libre para ser una persona diferente a las demás, para querer cosas que otros no quieren. Es decir, disfruta de tu camino porque es tuyo.

Además, en más de una ocasión, la memoria distorsiona los recuerdos del pasado, de tal forma, que dichos recuerdos no reflejan de una forma real las cosas como sucedieron. El pasado ya lo has vivido, por tanto, haz lo mismo con tu presente. Y piensa en positivo siempre que te refieras al mañana. No dejes que el miedo se apodere de tu corazón porque sólo así podrás ser feliz.