Acércate más a los demás
A veces sentimos que no estamos lo suficientemente cerca de los otros como para que exista un buen vínculo afectivo y mantener una relación de amistad, de amor o familiar sana y fuerte. Pero, ¿sabes cuáles son las características que hacen fortalecer y florecer vínculos afectivos? A continuación te explicaré las características más relevantes para conseguir que puedas acercarte más a los demás y te sientas mucho mejor en tus relaciones personales.

Coincidencia de opiniones

Tener opiniones semejantes a la de los demás hará que sea más sencillo que te entiendas y te apoyes emocionalmente con las personas que te rodean, reforzando así el vínculo que os une.

La empatía

Tener la capacidad de ponerte en el lugar del otro, entenderle, apoyarle y siempre sin juzgarle también te ayudará a acercarte más a quien te interesa.

Abrirte a los demás

Tener una buena disposición de apertura hacia el otro te hará poder compartir y expresar con toda claridad los sentimientos que tienes dentro y que la otra persona se sienta cómoda a tu lado para poder expresar los suyos y abrirse hacia ti.

Las personas que se abren a los demás tienen mayor facilidad de conseguir unos vínculos más fuertes que aquellas personas que se lo guardan todo para sí mismos.

Acércate más a los demás

Ser uno mismo

Tener la capacidad de ser uno mismo, de forma auténtica y poder expresar cómo uno es sin máscaras ni personajes inventados ayudará a que tengas más credibilidad de cara a los demás y por tanto, confíen en ti.

Ser cordial

A veces se olvida la importancia de la cordialidad, y es que no pretender cambiar las opiniones de los demás ni que hagan lo que uno quiere es clave. No intentes imponer tus opiniones, cada uno es libre de pensar lo que quiere.

Tolerancia, respeto y comprensión

Tienes que tener la capacidad de convivir con lo diferente y ser tolerante con las personas, ya que cada uno es cómo es por algún motivo.

Además es imprescindible comprender y saber escuchar. Mantente atento y no interrumpas a quien te habla para que la otra persona se tranquilice y se abra a ti.