Actitudes que rompen muchas amistades
La amistad puede ser muy fuerte o muy frágil dependiendo del momento. Generalmente, ambas situaciones se dan por un efecto de acumulación de gestos positivos, en el primer caso, y de manifestaciones de indiferencia en el segundo. A veces, en Navidad, aflora el recuerdo de amistades que quedaron atrás en el tiempo. ¿Por qué motivo puede morir un vínculo?

Falta de respeto al tiempo del otro

El tiempo no solo es importante para ti, también lo es para tu amigo. Aquellas personas que con frecuencia anulan un plan en el último momento, están instrumentalizando al amigo en función de su propio interés.

Quienes tienden a aparecer y desaparecer del grupo de amigos en función de su propia situación sentimental también instrumentalizan la amistad como un salvavidas de su desamor. Algunas personas que repiten un rol de dependencia en el amor, focalizan su existencia en su pareja. Por el contrario, retoman el contacto con los amigos cuando se produce la ruptura.

Actitudes que rompen muchas amistades
Las nuevas tecnologías, mal utilizadas, también dan presencia a nuevos tipos de realidades, por ejemplo, el amigo ausente. Así se puede calificar a aquellas personas que sí mantienen un contacto a través de redes sociales o whatsapp, pero nunca están disponibles para tomar un café y charlar cara a cara. Esta situación produce una sensación de irrealidad en la amistad.

Muchas de estas actitudes pueden resumirse en un ingrediente: el ego. Las amistades se rompen cuando el yo individual comienza a tener una preeminencia absoluta respecto del nosotros. Es decir, desde esta posición, es difícil establecer un compromiso en la amistad. La amistad se nutre de la presencia consciente. Pero el individualismo te lleva a la ausencia de perderte muchos momentos importantes en la vida de tus amigos.

En muchos momentos, la independencia se confunde con la autosuficiencia mal entendida, es decir, con la creencia de que no necesitamos a nadie para ser felices. La realidad es que los lazos con los demás son fuente de salud.

Actitudes que rompen muchas amistades

Una visión negativa del ser humano

En ocasiones, las decepciones vividas en la vida pueden ser tan numerosas que esto lleva a muchas personas a no creer en la amistad sincera. Desde este escepticismo, es imposible afianzar una relación verdadera. A nadie nos gusta vivir decepciones, pero no nos protegemos saludablemente cuando para evitar heridas, nos ponemos un montón de corazas y acumulamos muchas creencias negativas. Esto da pie a muchas fisuras y desconfianzas.

La amistad es un aprendizaje constante en la escuela de la vida. Y en muchas ocasiones, pueden ser nuestras actitudes las que no crean una predisposición adecuada hacia la amistad vivida con naturalidad. La envidia es otro de los sentimientos que más perjudica este vínculo de cariño verdadero. Cuando la tristeza por el bien ajeno es una constante en la relación, entonces, no hay espacio para la amistad sino para la rivalidad de competir por ser el mejor.

Alimenta a tu niño interior porque los adultos tenemos mucho que aprender en cuestiones de amistad de la ilusión con la que se viven los juegos compartidos en la infancia.