Actitudes que te hacen quedar estancado en los problemas
Existen actitudes que nos ayudan a crecer, mientras que otras, nos hacen permanecer estancados en nuestros problemas y dificultades. Uno de los errores más habituales y también, uno de los más insanos, es el del rol de víctima. Este rol nos lleva a considerar culpables a los demás de aquello que nos ocurre, buscamos responsables absolutos fuera de nosotros mismos y esto nos impide avanzar ya que cuando estamos en este punto, tenemos una visión distorsionada de los hechos.

El discurso que acompaña a este rol suele ser el de la autocompasión y la lástima. La persona vive centrada en sí misma y tiene muchas dificultades para ponerse en el lugar de los demás. Hace deducciones de las intenciones de quienes considera culpables de su situación que, en realidad, solo son suposiciones e interpretaciones subjetivas.

Rol de víctima

El rol de víctima se muestra en el esquema de vivir creyendo que “el mundo está contra mí”. Entonces, se pone a la defensiva y esto hace que su circulo social se complique porque muchas personas no comprenden sus reacciones o no tienen tanta paciencia como requiere una persona que está en esta posición.

Actitudes que te hacen quedar estancado en los problemas
Existe otra actitud muy frecuente que puede hacer que te quedes estancado en una situación. Muchas personas pasan mucho tiempo mirando hacia atrás y no hacia adelante, siguen manteniendo el foco en aquello que pasó y esta actitud es totalmente insana porque ante los conflictos, lo que debemos hacer es buscar soluciones. Y las soluciones solo son aplicables en presente y pueden mantenerse en el futuro, por el contrario, si vivimos en el pasado, estamos atrapados en el problema mismo que puede llegar a magnificarse incluso desde la perspectiva del efecto lupa propio de quien ha reinterpretado una y mil veces una vivencia.

Si descuidamos a los amigos podemos sentirnos muy solos si tenemos un problema y no tenemos con quién hablar para compartirlo. Por esta razón, la actitud de no valorar a las personas, en aquello que puedan aportar a nuestra vida (que puede que no sea tanto como nos gustaría), es un fallo notable que conviene evitar. Porque además, en la medida en la que mantenemos lazos estables, también nos sentimos mejor con nosotros mismos, experimentamos un mayor nivel de resiliencia, tenemos una actitud más positiva y una mejor gestión emocional. Pero además, los demás también pueden ofrecernos información complementaria de nosotros mismos en relación con aquello que proyectamos.

Si una persona inicia un proceso de coaching o una terapia psicológica más por recomendación de una persona externa que por una decisión realmente propia, existen muchas posibilidades de que el proceso no sea tan fructífero porque la persona no está comprometida.

Actitudes que te hacen quedar estancado en los problemas

Mirar al pasado

Existen dichos populares que tampoco son del todo ciertos. El dicho que afirma que “el tiempo lo cura todo” puede ser nuestra principal causa de estancamiento si delegamos todo el cambio personal en el paso de los meses y los años. El tiempo es importante pero tenemos que aprovecharlo. Muy pocas cosas ocurren porque sí. Ante una situación que quieres superar no te preguntes: ¿Por qué me ocurre esto a mí?

Mejor cambia el foco de la cuestión: ¿Qué voy a hacer yo para que esta situación me ayude a crecer como persona? La primera pregunta nos lleva a recrearnos en aquello que ya no podemos controlar, sin embargo, la segunda cuestión conecta con la búsqueda de sentido tan propia de la logoterapia. Un obstáculo puede transformarte si lo conviertes en un reto.