Activa tu cerebro con el movimiento de los ojos
Cuando pensamos, nuestro rostro no permanece estático, y uno de los rasgos más sobresaliente de este hecho son los movimientos oculares, que acompañan a nuestros pensamientos. Esto se debe a que el movimiento del ojo está conectado a distintas partes del cerebro, lo que hace que funcionen como una unidad.

Es por ello que, cuando buscamos imágenes en nuestra memoria, movemos los ojos hacia arriba y hacia la izquierda. Si por el contrario queremos crear imágenes nuevas, moveremos nuestros ojos arriba a la derecha, lo que haremos cuando estemos formulando proyectos o en un momento creativo.

Si lo que queremos es recordar un sonido, moveremos los ojos a la izquierda a la altura del oído, pero si queremos crearlo, nuestros ojos se desplazarán a la derecha. Este es un movimiento observado en compositores, músicos, etc.

Al buscar una solución para resolver un problema o preguntarnos sobre lo que sentimos con respecto a un hecho concreto, bajaremos la vista a la izquierda, pero si queremos conectar con nuestros sentimientos la bajaremos a la derecha.

Reconocer estas claves nos puede ayudar a activar procesos cerebrales que queremos potenciar en un momento dado:

– Cuando quieras acordarte de algo, mueve los ojos hacia arriba a la izquierda, con lo que lo recordarás antes. Si tienes mala memoria es un ejercicio muy aconsejable para ti.

– Si quieres resolver un problema, mueve tus ojos abajo hacia la izquierda, y encontrarás la respuesta antes de lo que crees.

– Si tienes entre manos un proyecto, mira hacia arriba y a la derecha y será más sencillo visualizar los resultados.

– Si te sientes deprimido, intenta que tus ojos no bajen hacia la derecha, porque el sentimiento será más fuerte. Moverlos en otra dirección te ayudará a salir de dicho estado.