Adelgazar con PNL
De los muchos objetivos que alguien se puede fijar a lo largo de su vida, perder peso es uno de los más difíciles de lograr para algunas personas debido al componente emocional que tiene el hecho de comer, lo que, sin duda, dificulta en gran medida la pérdida de peso.

El uso de la Programación Neurolingüística para perder peso nos ayuda a romper las conductas inconscientes que nos llevan a comer en exceso, examinando nuestras creencias sobre la comida, el ejercicio y la pérdida de peso en general. Por ello, investiga cuáles son nuestras verdaderas creencias en torno a la comida para, destruyéndolas, lograr la pérdida de peso.

Para ello, busca la “intención positiva” que tiene para aquellos que no consiguen adelgazar el mantenimiento del sobrepeso.

La PNL parte de la base de que todos nuestros comportamientos, incluso aquellos que nos hacen daño, tienen una intención positiva, como es protegernos o hacernos sentir mejor.

A continuación debemos buscar un comportamiento alternativo que nos haga sentir igual de bien pero que no suponga un aumento de peso, como darnos un baño de espuma, charlar con amigos o cualquier otro que para nosotros sea efectivo.

Otra técnica empleada es la visualización creativa, que nos ayuda a imaginar nuestro objetivo. En estas visualizaciones imaginaremos la ropa que nos pondremos cuando estemos delgadas, lo que vamos a sentir, qué cambios positivos va a suponer en nuestra vida, cómo nos vamos a ver a nosotros mismos, etc.

También deberemos cambiar nuestra forma de expresarnos, expresando nuestras metas de forma positiva y determinada. Más allá de “quiero adelgazar”, es más motivadora para nuestro cerebro una afirmación del tipo “quiero perder X kilos en X meses”, siempre que la afirmación sea realista.

De ese modo, será más sencillo seguir un programa de alimentación y ejercicio físico que nos ayude a lograr nuestro objetivo.