Di adiós a la pereza matutina
¿Eres de las personas que ponen el reloj cinco minutos más y cuando pasan lo pospones otros cinco más? Entonces es posible que seas de aquellos que por la mañana se aferran a la cama y les encanta sentir las sábanas pegadas a su piel, de esos que al abrir los ojos y saber que hay que levantarse se vuelve un suplicio tal que en ocasiones, hasta se quitan las ganas de desayunar. Si te sientes reconocido y te cuesta dejar la cama cada mañana, te daré algunos trucos para que esa pereza se quede en la habitación y puedas ponerte en marcha y con energía.

Motivación

Nada más abrir los ojos, piensa en dos motivos que tengas para levantarte. No es necesario que sea algo grande, simplemente algo que te haga sentir bien como por ejemplo: el día está soleado, saldrás antes del trabajo, verás a esa persona especial, pasar tiempo con tus hijos…etc. Y recuérdalo cada vez que empieces a desmotivarte.

Detalles

Cuando estés de camino al trabajo, a la universidad, etc. fíjate en los pequeños detalles que te resulten agradables y que suelen pasar desapercibidos. Como por ejemplo ese bonito árbol que hay al lado de la parada del autobús, las nubes en el cielo y sus formas, el olor del césped recién mojado, el viento en tu piel…

Di adiós a la pereza matutina

Las personas

Cuando estés en tu trabajo o en clase fíjate quién es agradable contigo. Y es que cada día alguien puede hacer algo por ti y que ni te des cuenta, como que te sonrían al llegar, te saluden, te presten un bolígrafo, te inviten a un café, etc.

Orden

Sé realista y piensa qué quieres y qué te propones hacer durante el día. Prioriza y no quieras abarcar más de lo que puedas hacer. Haz las cosas poco a poco, bien y en orden.

Pensamiento positivo

Si ves que se acercan a tu mente pensamientos como “qué aburrimiento”, “no tengo ganas de hacer esto”, “ufff no puedo soportarlo”… te aconsejo que los cambies radicalmente por pensamientos tales: “No es para tanto”, “yo puedo con esto y con más”, “hay cosas mucho peores”, “soy capaz de acabarlo rápido si me concentro y podré dedicarme a otras cosas que me gustan más”, etc.