Adivinar el pensamiento ajeno
¿Es posible adivinar el pensamiento de los demás? La realidad es que a veces, se tienen intuiciones y también, existen las casualidades. Así sucede cuando te acuerdas de una persona con mucha fuerza y te preguntas qué habrá sido de ella porque hace tiempo que no le ves. De pronto, en breve, suena el teléfono y al otro lado del hilo telefónico escuchas la voz de esa persona que estabas recordando de una forma especial.

Sin embargo, en la rutina diaria, es imposible adivinar los pensamientos de los demás, al igual que nadie puede entrar en tu mente. De hecho, se trata de algo muy positivo ya que si tuviésemos la capacidad de leer las ideas del mapa mental antes de que fuesen exteriorizadas a través de las palabras, entonces, no habría espacio para la intimidad. Sin embargo, existen personas que se comportan como si de verdad pudiesen leer el pensamiento ajeno. Son aquellas que suelen repetir frases del tipo: “Yo sé lo que te conviene”. O también, personas que tienden a proyectarse en los demás, por ello, siempre creen que los demás piensan y sienten exactamente como ellas.

No se puede leer el pensamiento ajeno ni siquiera de aquellos más cercanos a nosotros, esta es una de las razones por las que la comunicación es esencial a la hora de llegar a acuerdos o también, a la hora de mejorar la calidad de un vínculo afectivo. Si pudiésemos adivinar el pensamiento, tal vez, las cosas serían más fáciles. Por ejemplo, un chico no tendría que declararse a una chica con el miedo de ser rechazado.

Sin embargo, la realidad y la vida sería menos emocionante ya que gracias a que tenemos que esforzarnos por conocer al otro y dejarnos conocer, sentimos la magia de la incertidumbre bañando nuestras retinas cada mañana.