Afrontar un malestar emocional
En una situación difícil de la vida en la que la persona experimenta un malestar que está causado por una razón determinada, es natural tener menos ganas de sonreír y querer pasar más tiempo en la tranquilidad del hogar, recuperando las fuerzas. Cuando una persona está baja de ánimo tiene una menor disposición hacia los planes sociales, se siente cansada y sin energía. Estas etapas forman parte del camino de la vida y conviene vivirlas con total naturalidad sin aspirar a soluciones mágicas que mitiguen en cuestión de un día ese dolor interior que solo desaparecerá con el paso del tiempo. ¿Qué hacer al afrontar un malestar emocional?

Aceptar el sentimiento

Aceptar el sentimiento pero sin recrearte en él, es decir, sin pensar una y otra vez en los motivos de tu dolor. Es positivo intentar compensar la balanza emocional buscando situaciones en la rutina cotidiana que sean motivo de bienestar. Pueden ser actividades sencillas como sentarte en un banco de un parque mientras disfrutas de unas bonitas vistas, cocina un postre casero para deleitarte con una merienda especial, ver tu película preferida…

Afrontar un malestar emocional

Más abrazos

Existe un gesto de lenguaje corporal que tiene una influencia muy positiva sobre el estado de ánimo: recibir más abrazos aporta fortaleza a través del cariño, la comprensión y la energía que aporta este gesto de afecto. En ocasiones, para recibir un abrazo hay que pedirlo.

El aprendizaje de la tristeza

La tristeza es un sentimiento que también aporta un gran aprendizaje. La tristeza nos hace cambiar el orden de prioridades. En ocasiones, este sentimiento nos ayuda a tomar conciencia de qué es lo que nos hace bien y de qué es lo que nos perjudica para poder emprender el camino de la superación teniendo claros los criterios. ¡Mucho ánimo para todos aquellos que estén sufriendo una etapa de tristeza!