Agnosia, la incapacidad de reconocer
La agnosia es un trastorno que impide a quien lo padece reconocer objetos que ya ha visto oído o reconocido mediante uno de los sentidos anteriormente. Lo más curioso de este trastorno es que una persona puede padecer agnosia visual o auditiva, pero el resto de sus sentidos permanece intacto. Normalmente la agnosia se debe a daños cerebrales o enfermedades neurológicas.

Existen distintos tipos de agnosias dependiendo del sentido al que afecten. Los más habituales son:

– Agnosia visual: Consiste en la incapacidad de reconocer objetos por la vista, aunque el sujeto que la sufre tiene intactas su agudeza visual y sus funciones mentales superiores. Quien lo padece puede ver los objetos, pero no puede reconocerlos.

Dentro de la agnosia visual se encuadra la prosopagnosia, que es la incapacidad de reconocer los rostros de los demás. Es un trastorno poco común normalmente asociado a lesiones cerebrales.

– Agnosia cromática: Es la incapacidad de reconocer el color, aunque se sea capaz de identificarlo.

– Agnosia auditiva: se define así a la incapacidad del paciente para identificar los sonidos tanto verbales como no verbales.

– Amorfognosia: Se denomina así a la incapacidad para reconocer el tamaño o la forma de los objetos.

– Alexia: Aunque quien lo padece puede escribir y reconocer las letras, no puede unirlas para poder leerlas.

Para poder diagnosticar la agnosia convenientemente es necesario hacer un examen en profundidad al sujeto para descartar que este fenómeno esté causado por otro tipo de dolencia como una disfunción sensorial, amnesia o demencia.

Una vez que se ha determinado que el paciente padece algún tipo de agnosia, es necesario determinar correctamente a qué sentido afecta y en qué medida.