Alcanza el equilibrio entre el plano personal y el profesional
La vida es un todo en donde puedes disfrutar de ingredientes diferentes. La suma del ámbito personal y el terreno profesional hacen que tu alma, más allá de una ecuación matemática, se sienta llena y feliz. Sin embargo, es curioso cómo dependiendo de la época de nuestra vida en la que nos encontramos, a veces, cometemos el error de volcarnos en exceso en lo profesional, por ejemplo, y dejamos de lado el ámbito personal.

Una persona que está preparando una oposición puede llegar a obsesionarse por el estudio hasta el punto de no tener ni un minuto para los planes sociales. Por el contrario, alguien que se ha enamorado también corre el peligro de no dedicar la misma atención a sus estudios ni a sus amigos. En la vida, la sabiduría práctica se alcanza a través del equilibrio interior y exterior de cuerpo, mente y corazón.

Es decir, para vivir en equilibrio debes cuidar tu cuerpo y tu salud pero también, cultivar tu mente. Por otra parte, en relación con el tiempo, debes evitar llevarte siempre los problemas del trabajo a casa para poder disfrutar de la tranquilidad en el hogar, cultivar los vínculos familiares, descansar y disfrutar del tiempo de ocio. Los fines de semana apuesta por los planes de calidad que te alejen totalmente de tu rutina del trabajo. Así, el lunes volverás con mucha más ilusión a la oficina.

Evita la soberbia de querer ser el mejor en todo y empieza a disfrutar de la sencillez de la vida. Porque en la medida en que te relajas tu rendimiento laboral aumenta y tu modo de querer a los demás también mejora. Apuesta por el éxito laboral pero apuesta del mismo modo, por ser una persona afortunada en amor y en cariño ya que esa es la mejor medicina de esperanza y de felicidad a nivel emocional.