Aléjate de los vampiros emocionales
Hay personas que intentan estar colgados de ti durante todo el día, es importante darles el alto porque te cargan emocionalmente y además te cansan. Ya sea tu jefe, tu pareja, tu mejor amiga… ¡da igual! Siempre nos encontraremos con personas tóxicas en nuestro entorno que consumirán tu energía haciéndote la vida más difícil. Los vampiros emocionales van disfrazados de personas inocentes y cuando se ganan tu confianza te chuparán toda tu energía emocional como vampiros chupasangres se tratara.

Pero si un vampiro se cuelga de tu cuello es porque le has dejado que lo haga. Puede ser que te interesa que esa persona esté a tu lado, pero si es así debes aprender a hacerle ver que tienes sentimientos, necesidades y sobretodo, dignidad.

Marca límites

Eres una persona válida, igual que él/ella, ni superior ni inferior. No pretendas cambiar a esa persona porque seguramente no cambiará plenamente de actitud, pero debes enseñarle los límites que no debe traspasar con su conducta. Tienes un espacio que te corresponde y que debe respetar y hacerle ver que no estás dispuesto a ceder.

Seguridad en ti

Para ello debes mostrar seguridad en ti mismo, la imagen que proyectes de ti mismo es crucial. El alto concepto que tengas sobre tu persona será la mejor arma contra los abusadores emocionales.

Aléjate de los vampiros emocionales

Algunos consejos

Te aconsejaré sobre algunos aspectos clave para evitar que absorban tu energía emocional:

– No aceptes disculpas constantes, deja claro que lo que quieres es un cambio de comportamiento.

– Establece reglas para la convivencia en caso de que tengas que convivir con esa persona.

– Marca límites, y si es necesario, aléjate emocionalmente.

– Cuida tu autoestima y tu valor personal. Olvídate de la compasión o caerás en sus redes.

– Descubre su manipulación y detenle.

– No creas palabras, sólo actos.

– No aceptes sus favores o su ayuda porque siempre se lo cobran emocionalmente.

– No seas su salvador o su protector o con el tiempo te volverás en la víctima.

Y sobretodo, habla con esa persona y dile cómo te sientes y que su actitud debe cambiar. Si no lo hace y te está consumiendo emocionalmente, deberás alejarte para evitar salir perjudicado.