Amar desde la independencia
El ser humano es libre, por tanto, nunca debe de perder su individualidad. Esto implica que debes animarte a realizar tus sueños más allá de que la opinión de tus padres, sea diferente a la tuya. Por otra parte, también tienes que tener la capacidad de dar tu opinión sobre un tema en concreto delante de tus amigos, en una reunión de trabajo o en cualquier entorno.

Nadie puede vivir queriendo agradar a todo el mundo. Siempre habrá alguien que piense diferente o que tenga menos afinidad contigo. Se trata de algo totalmente lógico y natural, teniendo en cuenta que cada persona es única e irrepetible. Por tanto, intenta agradarte a ti mismo para poder sentirte mejor con los demás. De lo contrario, en caso de tapar u ocultar tu verdadera personalidad te sentirás mal contigo.

Amar es fundamental en la vida. Amar implica creer en las personas, apostar por los demás, ser generoso, construir lazos de esperanza, tejer relaciones sociales que perduren en el tiempo… Pero para amar, debes colocarte en una posición de igualdad respecto a los demás. De lo contrario, en caso de colocarte en un rol de superioridad o de inferioridad corres el peligro de amar desde la dependencia que convierte a una persona en objeto.

Un amor dependiente que incluso promueven algunas canciones de amor en las que parece que una persona no es nada sin la otra. Lo cierto es que dentro de ti tienes todo lo que necesitas para poder realizarte y también, toda la fortaleza necesaria para superar un desamor cuando llega. Precisamente, porque la única compañía eterna en tu vida es la que tú te puedes dar a ti mismo cada día. Evita la dependencia emocional para aprender a amar mejor y así, poder ser más feliz contigo mismo y con los demás.