Amores que matan
Existen dichos populares que invitan a la reflexión. El dicho que asegura que existen amores que matan esconde un alto grado de analfabetismo emocional. El término amores que matan muestra dos conceptos contradictorios en sí mismos. El amor sano es fuente de vida, ilusión, alegría y motivación. El amor real tiene tanta vida que logra rejuvenecer incluso el alma de las personas mayores.

Amores tóxicos

Existen relaciones tóxicas basadas en un esquema complejo marcado por el ni contigo, ni sin ti. Es decir, son relaciones marcadas por una gran pasión tanto en los buenos como en los malos momentos, relaciones vividas al límite en las que no existe una estabilidad sino que el amor puede dar un giro inesperado en cualquier instante como consecuencia de una discusión.

Los amores que matan son aquellos que te roban la paz, te quitan mucha energía positiva y te dejan sin fuerzas. Es el tipo de relación que agota psicológicamente porque quema mucho a nivel mental vivir en la incertidumbre constante de no saber cómo va a reaccionar el otro ante una situación cotidiana. Existen personas que por mucho que se empeñen no son compatibles y se hacen mucho daño al estar juntas. Llega un momento en el que el amor se confunde con la obsesión.

Amores que matan

El amor sano

El amor sano es un reto vital positivo de todo aquel que quiere enamorarse, ser feliz y compartir su vida en pareja. Tener la valentía de cortar una relación tóxica es el primer paso para poder avanzar en la búsqueda del verdadero amor. En este sentido, más allá de la ceguera mental que vive el enamorado, es importante tener la mente abierta para escuchar los consejos de amigos y familiares que ven la situación con más objetividad desde fuera.