Ansiedad generalizada: la preocupación constante
Sentir ansiedad ante determinados acontecimientos como un examen, una entrevista de trabajo, o cuando vamos a conocer gente nueva es normal y hasta cierto punto beneficios, ya que esa ansiedad nos va a servir para estar más preparados para salir airosos de ellos.

El problema aparece cuando sentimos esa ansiedad de modo constante, y no podemos evitar estar constantemente preocupados por situaciones futuras que puedan ocurrir, hechos catastróficos o por las personas que son importantes para nosotros, imaginando siempre todo lo negativo que puede ocurrir, aunque no exista ninguna causa que indique que existe riesgo de que eso suceda. En estos casos estamos ante el Trastorno de Ansiedad Generalizada, cuyo síntoma más notable es esa preocupación constante.

Este trastorno se da en el 5% de la población y parece haber un factor hereditario en él, aunque también se considera que puede ser una conducta aprendida de padres u otros adultos con los que el niño ha convivido y que sufrían dicho trastorno.

Este trastorno disminuye mucho la calidad de vida de quienes los sufres, ya que esos pensamientos alarmantes se acompañan de temblores, inquietud, náuseas, taquicardias, sensación de falta de aire y una alarma generalizada que acompaña a la persona durante todo el día.

También es habitual que existan dificultades para conciliar el sueño, imposibilidad para concentrarse, contracturas, dolores musculares y un cansancio generalizado.

En este trastorno, la mente se focaliza en todos los aspectos negativos, produciéndose una distorsión del pensamiento que lleva al paciente a sobrestimar las posibilidades de que algo negativo ocurra, como sufrir una enfermedad, que algunos de sus allegados sufrirá un accidente… Además, el sujeto siempre siente que no va a tener fuerza para poder sobreponerse a ellos.

El tratamiento es principalmente cognitivo-conductual para corregir el pensamiento catastrófico e identificar las ideas distorsionadas, y se acompaña de fármacos que disminuyen la ansiedad.