Ansiedad por la comida
Hay veces en las que parece imposible poder parar de comer. Nuestro organismo parece pedirnos a gritos cantidades ingentes de azúcar y de glucosa, y prácticamente es imposible controlar el impulso de comer cada vez que notamos esa sensación, comiendo grandes cantidades de alimento y sin que nuestro cerebro sea prácticamente consciente de qué o cuánto alimento hemos ingerido. Esto se debe a que sufrimos ansiedad por la comida.

Este trastorno suele estar causado por factores como el estrés o la ansiedad debido a motivos laborales o familiares. También suele ser muy frecuente en personas con baja autoestima, sentimientos de poca valía, depresión o sentimientos de culpa.

Cuando comemos alimentos muy dulces se produce en el cuerpo una sensación de bienestar que ayuda al sujeto a alejar estos sentimientos, aunque aparecen al poco tiempo, junto con un sentimiento de culpa mayor aún, sobre todo en aquellos que están intentando perder peso o que sufren sobrepeso.

Para superar esta ansiedad por la comida se deben seguir algunos consejos:

– Reducir el consumo de excitantes como el té, café o azúcar, ya que, al aumentar el grado de nerviosismo, aumentan el impulso de comer para hacerlo desaparecer. Podemos sustituirlos por infusiones o por sus versiones descafeinadas o destinadas, que nos estimulen menos. Dentro de las infusiones las mejores son las que tienen propiedades relajantes, como Pasiflora, Valeriana, Manzanilla y Melisa.

– Comer poco y a menudo: No debemos dejar pasar muchas horas entre comida y comida. Si lo hacemos así, lo más probable es que al final del día asaltemos el frigorífico. Podemos tomar tentempiés de pocas calorías entre horas que nos mitiguen la ansiedad.

– Realizar actividades relajantes, como yoga o pasear despacio por la naturaleza. Sin embargo hay personas a quienes les resulta más indicado realizar ejercicio intenso, como correr o saltar, que al eliminar el nerviosismo también les ayuda a combatir esta ansiedad.