Ansiedad por separación en niños
Este trastorno suele darse después de que el niño ha pasado un largo periodo con sus padres, como tras las vacaciones escolares. Llega el momento de que los padres vuelvan al trabajo y se encuentran con que el niño manifiesta gran ansiedad cuando debe separarse de ellos y tiene miedo a quedarse solo. Es un trastorno que afecta al 4% de los niños y suele darse por igual tanto en niños como en niñas.

Para que pueda hablarse de la existencia de este trastorno, el niño debe presentar una serie de síntomas durante al menos cuatro semanas, por lo que no se puede considerar que existe dicho trastorno sólo el primer día o los primeros días que el niño se separa de sus padres.

Los síntomas de la ansiedad por separación son:
– No querer dormir solo o tener miedo de estar solo.

– Tener miedo excesivo a que a los padres les ocurra algo, tengan un accidente o no vuelvan después de marcharse.

– Pesadillas en las que se ve separado de sus padres.

– No querer ir al colegio.

– Estar siempre pegado a sus padres y familiares y tener rabietas o ataques de pánico si lo separan de sus padres.

– Dolor de cabeza y de estómago.

– Sentir una preocupación excesiva tanto por su propia seguridad como por la de sus padres o de otros adultos con los que el niño convive.

– No querer dormir en casa de otros familiares o de otros amiguitos, sobre todo si antes lo hacía sin problemas.

Los padres deben en todo momento tranquilizar al niño y nunca ignorar o minimizar sus preocupaciones, pero sin cambiar su rutina diaria. Si los síntomas son continuos, pueden ser causados por un trastorno de ansiedad generalizada u otro tipo de trastorno que sufra el niño, en cuyo caso deberán consultar con un especialista.