Aprende a escuchar mejor
En una sociedad individualista y tecnológica a veces, nos cuesta mucho centrarnos en algo tan sencillo como escuchar a los demás. La realidad es que existen personas que tienen una capacidad excelente para hacerlo, muestran una madurez emocional increíble y siempre tienen un respeto sano hacia la palabra del otro. En más de una ocasión, es muy fácil observar incluso a simple vista quién tiene capacidad para escuchar. Por ejemplo, cuando asistes a un curso sobre temas humanos seguro que te fijas que hay personas que siempre toman la palabra mientras que hay otras, que escuchan con atención a los demás y nunca interrumpen. La actitud y el lenguaje corporal dice más de nosotros de lo que parece a simple vista.

Es fundamental, aprender a escuchar, al igual que también lo es exteriorizar aquello que nos pasa, poner encima de la mesa nuestros pensamientos y sentimientos más profundos (con las personas adecuadas, claro está), en definitiva, aprender a vivir en contacto con los demás. La soledad y el miedo nos van encerrando en una burbuja de dudas y de amargura que no merece la pena construir. Derriba todos los muros que te alejan de los demás con confianza.

Por tanto, las bases de la confianza y de la comunicación en cualquier tipo de vínculo afectivo implica aprender a mostrar sentimientos pero también, aprender a escuchar al otro de una forma activa, es decir, que el otro pueda ver que nos implicamos en aquello que nos dice. Por ello, intenta evitar mirar el reloj por ejemplo o mostrar que tienes prisa ya que el otro puede sentirse fuera de lugar en ese momento.

Aprende a escuchar a los demás pero también, aprende a escucharte a ti mismo para descubrir qué es lo que está pasando por tu mente y por tu corazón.