Aprende a ser feliz
La mayoría de nosotros tenemos la idea de que la felicidad es algo externo, que depende de las circunstancias que nos toque vivir, de la suerte que tengamos o de que tengamos todo aquello que deseamos. De este modo, ponemos nuestra oportunidad de ser feliz en los otros, en las cosas externas o en las circunstancias, sin darnos cuenta de que, en lo que a nuestra felicidad se refiere, el ingrediente más importante somos nosotros.

Para lograr ser felices, el primer paso es decidirnos a serlo y, para ello, deberemos cultivar aquello que realmente influye en nuestra felicidad, y no aquello que se piensa que nos hace más felices, como los bienes materiales, el estatus social, etc.

Debemos comenzar cultivando las relaciones sociales, ya sea nuestra pareja, nuestros amigos, familia. Interactuar con los demás y tener a alguien con quien compartir nuestra vida, o en quien apoyarnos cuando sea necesario es un requisito indispensable para ser feliz.

Realizar todos los días actividades que nos gusten también es un ingrediente importante de la felicidad. Tienes que buscar aquello que realmente te haga sentir bien, ya sea en tu trabajo o como una afición y dedicarle tiempo.

También deberemos esforzarnos por ser más optimistas y positivos, dejando a un lado la visión negativa de la realidad. Para ello, aunque no parezca importante, es esencial cambiar el modo en el que nos expresamos. Analiza por un momento tus palabras a lo largo del día y te darás cuenta de que, en gran medida, utilizamos un vocabulario pesimista. Es necesario cambiarlo por otro más optimista. Piensa en algo que desees conseguir y en los obstáculos que te impiden lograrlo. Ahora, en lugar de “los obstáculos que tengo que superar son…” cámbialo por “los desafíos que tengo que enfrentar son…”, automáticamente, cambia tu forma de ver esa realidad, porque te das el poder de cambiarla.