Aprende a ser más organizado
Si te pasas horas buscando el último recibo del teléfono o del banco para hacer una reclamación, te resulta casi imposible encontrar ese documento que el jefe te está pidiendo en el mar de papeles que tienes en tu mesa, o tu casa está llena de objetos por doquier, eres de las personas a quienes les resulta realmente difícil organizarse.

Muchas veces nos resignamos a esta situación, diciendo que no tenemos remedio y que somos personas desordenadas o presumimos de tener un “orden desordenado” pero que, antes o después, termina en caos. Por supuesto no podemos convertirnos en personas ordenadas de la noche a la mañana, pero sí podemos aprender a organizarnos para que el caos no invada nuestra vida.

– Segmenta el espacio a ordenar: Sobre todo si tu casa o tu oficina es un caos. Ordena un cajón, o un armario y una vez hayas terminado, comienza con el siguiente espacio. De ese modo, la tarea no parecerá tan desesperante.

– Acostúmbrate a colocar las cosas en el momento: Solemos tener la costumbre de dejarlo para después, y sin darnos cuenta se acumulan unas cosas con otras, y cuando nos decidimos a poner orden, debemos invertir mucho tiempo para ello. Cuando utilices algo, guárdalo en su sitio cuando termines. Aunque al principio resulta pesado, sin darte cuenta se convertirá en un hábito.

– Dispón un lugar para cada cosa: Meter todo lo que encuentras a tu paso en el armario para que no sea vea no es ordenar. Debes encontrar un lugar para los CD,’s, libros, juegos de ordenador, etc. y colocarlos allí siempre.

– Ser ordenado te ayudará a ahorrar tiempo y convertirá el espacio en que te mueves en más relajante. Piensa que ser ordenado es sólo un hábito, por lo que, si eres perseverante, en 21 días habrás transformado tu entorno.