Aprende a valorarte
A lo largo de la vida nos enfrentamos a muchos problemas, por lo que la forma que tenemos de enfrentamos a ellos causa nuestra imposibilidad de valorarnos o verlos desde otro punto de vista. Comienza a valorar más las cosas que consigues, porque recuerda que, al menos para ti, eres importante.

La sociedad en la que vivimos siempre exige más y más, eso termina por no valorar las pequeñas cosas que se consiguen con esfuerzo. No olvides que eres el único responsable de que tu vida sea plena, placentera o valorada, eres sumamente importante. No pienses en lo que dirán los demás y siéntete orgulloso de tomar decisiones importantes para tu vida.

Para comenzar debes hacer un ejercicio de sinceridad contigo mismo, de modo que no te subestimes pero tampoco te pases de creído. Respetarse a uno mismo no implica pensar que eres el mejor, debes valorarse de manera objetiva o de lo contario no tendrá sentido. Conócete, descubre tus puntos débiles y tus fortalezas para mejorar lo que consideres oportuno, especialmente trabajar fuertemente tus debilidades.

Atiende tus necesidades, no te centres en dedicar todo tu tiempo a los demás, eso es muy generoso por tu pate pero tus satisfacciones personales se verán opacadas o camufladas entre las de tu entorno más cercano. Recuerda que si no te escuchas, nadie lo hará por ti. Comienza a priorizar tus necesidades, lo que te gusta, lo que deseas. Todo esto no tiene que ver con el egoísmo, es la forma de quererse más a uno mismo y ser feliz.

Por último, exige que te respeten pero también es fundamental respetar tus pensamientos y sentimientos. Suele sucede que las personas que padecen de una baja autoestima, se sienten culpables con facilidad o tienen más miedos de los que deberían. Actúa acorde con tus valores, respeta tus momentos de tristeza, enfados o alegrías y exprésalas a quien corresponda para que te pueda ayudar.