Aprende a disfrutar de ti mismo
Todos los expertos lo dicen y tú te darás cuenta con el día a día que para poder estar bien con el mundo deberás primero estar bien contigo mismo. Eres la única persona que te vas a acompañar siempre, tanto en los buenos como en los malos momentos, lo que significa que si no eres capaz de soportarte ¿por qué tendrían que hacerlo los demás? Debes reflexionar y darte cuenta si vale la pena estar triste contigo o quererte para disfrutar de cada momento junto a tu lado.

Todas las personas deberíamos vivir solos una temporada, sin padres, ni amigos, ni pareja…sólo tú contigo mismo. Sólo de esta manera podrás ganar la suficiente confianza en ti para saber que eres capaz de lo que te propongas, por lo que tu autoestima también se vería mejorada. Pero debes aprender a disfrutar de ti y de tu independencia con criterio y responsabilidad, a continuación te daré algunas pautas que tienes que tener en cuenta.

La soledad es libertad

La soledad no es algo malo ni mucho menos, si lo miras desde un punto de vista positivo verás como la soledad te puede traer muchas ventajas: tiempo para ti, tiempo para hacer cosas que siempre hayas querido hacer, aprender idiomas o cosas nuevas, viajar por el mundo con una cámara en mano y poder revivir después tus experiencias, salir y entrar en casa sin dar explicaciones siendo tú tu único dueño de horarios.

Ejemplos positivos

¿Conoces a alguna persona que sea capaz de vivir sola y feliz? Fíjate en gente que vivan solos y que se encuentren felices con lo que hacen, fíjate en el mundo que les rodea y cómo se han ido logrando un puesto en el mundo tanto social como personal que les llena de forma satisfactoria.

Aprende a disfrutar de ti mismo
¿Cuál quieres que sea tu meta personal? ¿Sabes cómo quieres ser? ¿Te gusta ser un alma libre que viaja en solitario? Pues no dudes en llevarlo a cabo, quizá ahora es todo lo que necesitas. Si haces lo que necesitas te sentirás bien contigo mismo y por supuesto, con los demás.

Disfruta de tu vida

Disfrutar es fácil en cualquier momento y será tu actitud el que te permita o te impida pasar buenos momentos. Pasea, haz deporte, respira, toca un instrumento, cocina para ti y disfruta de los sabores, escucha música, lee en silencio y baila con la música en alto…¡haz lo que quieras en cada momento! Pero sobre todo, disfruta de ti mismo.