Aprende a rebajar tus expectativas
Tu felicidad no depende solo de tener objetivos, en muchos casos, reside en ajustar la intensidad de la meta a la realidad. Las altas expectativas son el punto de bloqueo principal de quienes interpretan la realidad como un horizonte en constante perfección. Sufrirás menos si aprendes a rebajar tus expectativas, especialmente, si este es tu punto débil. Es decir, también existe el punto contrario.

Personas que como consecuencia de una baja autoestima o decepciones crónicas, viven por debajo de sus posibilidades. Aprende a rebajar tus expectativas si generalmente te frustras porque los demás no actúan como tú esperas, no te dicen aquello que quieres escuchar o muchos de los momentos compartidos no fluyen del modo en el que habías visualizado.

Consejos para rebajar tus expectativas

De hecho, el mecanismo de la expectativa surge de la anticipación de la realidad. Es decir, tú te predispones a que algo suceda. Lo vives como un imperativo. Sin embargo, como bien sabes, es muy difícil controlar el futuro. Saber qué va a pasar exactamente en un momento determinado. Esta es una de las razones por las que es recomendable que aprendas a liberarte de estas ideas previas, y te impliques en el ahora de verdad.

Cuanto más libre seas de expectativas previas, más posibilidades tienes de que la realidad te sorprenda con sus propios planes. Asume la libertad en las personas y la ley del azar en la vida como ingredientes que trascienden a tu propia voluntad. Por tanto, no deposites tantas expectativas en los demás y espera más de ti mismo. Esto es especialmente importante al inicio de un nuevo año cuando muchas personas se posicionan ante el 2017 como si fuese la solución a cualquier obstáculo, cuando en realidad, nada cambia en ti si tú no tomas este tiempo como una oportunidad para renovarte a ti mismo.

Aprende a rebajar tus expectativas
El cambio siempre es interno, y no externo. Sin embargo, las expectativas te posicionan en el plano exterior, y en muchos casos, como un mero espectador pasivo o como un sujeto que condiciona sus decisiones a aquello que espera de los demás.

Aprender a rebajar las expectativas no significa matar los sueños, sino vivir más pegado a la realidad para no caer en la frustración constante de que las cosas no son tan ideales como nos gustaría.

Aprende a rebajar tus expectativas

Aprecia lo que tienes

La rutina tiene una belleza sencilla que, en muchos momentos valoramos cuando la perdemos. Es decir, cuando algo altera nuestra vida produciendo una sensación de caos. Y entonces, queremos recuperar esa estabilidad. Tener altas expectativas te lleva a volver decepcionado de tus vacaciones, por ejemplo. Y a partir de este compás de ilusiones rotas vamos perdiendo un tiempo valioso en una lucha constante entre deseo y realidad. Desde hoy, aprende que la verdadera belleza no está en cómo te gustaría que hubiesen sido las cosas, sino en cómo son en realidad.

Practicar la meditación, caminar y observar el paisaje, aprender a tocar un instrumento musical y hacer deporte son actividades sencillas con las que puedes alimentar tu mente de la serenidad necesaria para poner freno a las expectativas.