Aprender a estar solo
Muchas personas tienen un profundo temor a estar solas, sobre todo si tienen baja autoestima. Para evitarlo, suelen llenar sus días de ocupaciones o actividades, realizar jornadas de trabajo eternas, mantenerse en relaciones que no les satisfacen o encadenar una relación con otra sin plantearse si realmente quieren estar con esa persona, porque de ese modo evitan la soledad.

Esto se da sobre todo cuando su autoestima es baja, ya que interpretan el hecho de estar solo como un rechazo de los demás, o cuando no saben hacer frente a sus sentimientos, miedos, deseos y emociones y evitan la soledad que les llevaría a reflexionar sobre ellas, es decir evitan estar con ellos mismos. Sin embargo, el hecho de estar solo, aunque suele tener connotaciones negativas, puede ser muy positivo para nosotros.

Estar solos nos va a permitir conocernos mejor a nosotros mismos, madurar emocionalmente, aumentar nuestra autoestima y mejorar nuestra relación con los demás, además de aumentar el respeto por nosotros mismos, librándonos de relaciones que, cuando menos, no nos aportan nada o resultan realmente dañinas.

Para aprender a estar solos lo primero que tendremos que hacer es una lista con todas las conductas que contribuyen a que evitemos estar solos, como salir o trabajar compulsivamente, mantener relaciones de pareja o de amistad que no nos interesan para no estar solos, etc. y una vez que las hayamos identificado, evitarlas.

Cuando estemos solos, nos asaltarán miedos y sentimientos que hemos estado intentando reprimir. No debemos intentar evitarlos, sino dejarlos estar, teniendo en cuenta que son sólo sentimientos. De este modo, aprenderemos a manejar sentimientos negativos como el miedo al rechazo, la rabia, la ira, etc., sin dejar que nos destruyan.

De este modo aprenderemos a cuidar de nosotros mismos, podremos ver con claridad cuáles son nuestros anhelos, metas, sentimientos, y de ese modo poder vivir una vida más acorde con nuestras expectativas.