Aprovecha las oportunidades que te ofrece la vida
A nuestro alrededor siempre encontraremos gente que parece bendecida con la suerte, capaces de sacara adelante casi cualquier proyecto que emprendan, mientras que también observamos a quienes, intenten lo que intenten, no parece salir adelante.

En estos casos podemos creer en la buena o mala suerte y dejar en manos del destino el poder conseguir nuestras metas, dependiendo de la bondad de los dioses o podemos aprender lo que, muchas veces, se esconde detrás de la suerte, que es la capacidad de aprovechar las oportunidades que se nos presentan y subirnos a ellas aunque no sepamos muy bien a dónde nos van a llevar.

Para ello, un requisito imprescindible es tener la mente abierta, ser flexibles, sabiendo que no hay un único camino para conseguir nuestros sueños, y que, a veces, tenemos que dar un par de rodeos antes de lograrlos. Buscar soluciones alternativas nos abre a nuevas oportunidades.

La confianza también es necesaria para aprovecharlas, confianza en que los pasos que demos nos llevarán a buen puerto, aunque a veces no parezcan tener relación con nuestro objetivo.

Aunque parezca una contradicción, no esperar el momento adecuado también nos ayuda a aprovechar las oportunidades que se nos presentan. A menudo, esperamos que se den en nuestra vida todas las coordenadas necesarias para empezar algo o perseguir un sueño, y dejamos pasar oportunidades. Muy al contrario, debemos aprovecharlas aunque todas las condiciones no sean perfectas o aunque no sea tal y como lo hemos soñado.

Dejar atrás los miedos también es necesario. ¿Cuántas veces hemos dicho “no” a una oportunidad llevados por el miedo? Debemos aprender a decir “sí”, aunque ello signifique tener que hacer un esfuerzo por romper con los miedos que intentan mantenernos en nuestra zona de confort.