Aspectos negativos del coaching
El coaching es una disciplina muy actual que tiene un buen número de seguidores. Sin embargo, realizar un proceso de coaching no sólo tiene ventajas, sino también, inconvenientes. Dentro de los aspectos negativos, conviene precisar que al ser un servicio que cuesta dinero, no está al alcance de todo el mundo, en un momento de crisis económica en el que muchas familias tienen que establecer un orden de prioridades en sus gastos. ¿Qué puedes hacer en ese caso? Podrías consultar en el Banco del Tiempo porque a lo mejor encuentras a una persona interesada en ofrecer servicios de coaching.

Otro inconveniente es que el coaching está tan idealizado por algunas personas, que se frustran de una forma directa al ver que no ofrece resultados tan inmediatos, ni tan espectaculares. En cierta medida, una persona con un buen conocimiento de sí misma, podría lograr resultados muy parecidos de una forma autónoma sin tener que iniciar un proceso de coaching.

Este proceso también puede generar dependencia en algunas personas. Y dicha dependencia no es buena porque hace sentir al sujeto incapaz de afrontar los problemas por sí mismo. Por ello, el coach no tiene que alargar el proceso sin ningún tipo de necesidad. En el proceso de descubrimiento personal, no todo es agradable y fácil, mirar dentro de uno mismo supone redescubrir heridas, tomar conciencia de puntos que no son tan gratificantes, sacar a la luz miedos que están en el interior… Es decir, el coachee también tiene que estar preparado para pasar por el dolor antes de llegar al bienestar.

Un proceso de coaching es muy estimulante pero también conviene recordar que no todos los temas pueden ser tratados por un coach. ¿Merece la pena iniciar un proceso de coaching? Sí, siempre que tengas ganas de iniciar este proceso y pongas todo de tu parte para que sea fructífero. De lo contrario, el coach no podrá ayudarte.