Aspectos psicológicos de la obesidad
Muchas personas obesas son incapaces de hacer dieta, aunque su salud se vea comprometida por ello. Otras, por el contrario, sí son capaces de seguir una dieta, e incluso de perder peso, pero una vez logran su objetivo vuelven a engordar, en un efecto yoyo interminable. Al final, todas estas personas se harán la misma pregunta “¿Por qué no puedo adelgazar?”

La respuesta a esta pregunta es que detrás de la obesidad existen muchos mecanismos psicológicos que llevan al paciente a comer sin control.

Algunos de estos mecanismos son:

– Falta de habilidades de afrontamiento: Muchas personas obesas no saben cómo afrontarlas emociones como el miedo, la ira, o la tristeza y el único mecanismo que conocen para hacerlo es comer para, de ese modo, paliar la ansiedad que no poder hacer frente a esos sentimientos les provoca.

– Baja autoestima: Toda su valía gira en torno a su aspecto y su peso. A todo esto contribuye la estigmatización que la sociedad hace de las personas con sobrepeso, con lo cual la autoestima de quienes lo sufren cada vez es menor.

– Distorsión de la imagen corporal: Es un fenómeno específico de los trastornos alimentarios. Las personas que sufren anorexia se ven más gordas de lo que están en realidad, mientras que las personas obesas rara vez se ven realmente cuando se miran en un espejo o se contemplan a sí mismos.

– Incapacidad para confiar en sí mismos, en sus necesidades, sus deseos, sus sentimientos y en los demás, lo que los lleva a sentirse solos.

– Incapacidad de decir no a sí mismos o a los demás.

Por ello, antes de solucionar el problema de la obesidad, muchos pacientes obesos deben acudir al especialista para solucionar los conflictos psicológicos que les inducen a estas conductas. Sólo entonces podrán ocuparse de su problema de peso.