Aumenta tu descanso emocional durante la Navidad
Para muchas personas la Navidad no es un tiempo de descanso sino de conflicto emocional si viven dificultades personales en sus relaciones. Cada persona llega a la recta final de año con una suma de esfuerzos, trabajo y decepciones que producen cansancio. Por tanto, es saludable incrementar el descanso emocional durante la Navidad. ¿Cómo lograr este objetivo?

Aplaza tus objetivos para después de la Navidad

Cuando estamos inmersos en objetivos a largo plazo también es muy necesario que nos tomemos un descanso en dicho plan de acción para retomar la conscución de este camino después de unos días o semanas. Por el contexto temporal de la Navidad, como puente que separa el final del año con el inicio de otro nuevo, es una invitación para la pausa.

Además, el frío del invierno también invita a pasar más tiempo en casa. Un escenario de intimidad y de comodidad emocional que es propicio para planes sencillos que incrementan el relax: escuchar música, ver una película en televisión, aprender a cocinar, realizar ejercicios de relajación, leer un libro o una revistas, echarte una siesta…

Aumenta tu descanso emocional durante la Navidad

Tómate la vida con otro ritmo

Durante la Navidad, tómate la vida con otro ritmo. Déjate envolver por esa ola emocional de optimismo, bondad y buenos deseos que nos arropa a todos durante este tiempo. Es decir, la Navidad tiene también una connotación emocional: intenta conectar con la alegría de estar aquí pudiendo compartir estas fechas con las personas que quieres. Siente la emoción por despedir un año y emprender el camino del 2016 con todo lo bueno que está por llegar.

Intenta concentrarte en las conversaciones presenciales frecuentes durante las reuniones de las celebraciones familiares. Visualiza situaciones felices que te gustaría vivir durante las próximas fiestas de Navidad: enumera planes que quieres llevar a cabo y personas que te gustaría que formen parte de tus fiestas.