Autoconocimiento: analiza tus virtudes y defectos
Conocerte a ti mismo te ayuda a vivir mejor y a estar en contacto con la esperanza de saber que la base de la superación personal y del crecimiento interior se encuentran dentro de ti. En la capacidad de aprender a conocer mejor cómo eres, qué cualidades positivas tienes, y por supuesto, que defectos arrastras que puedes ir mejorando y corrigiendo con el paso del tiempo. El autconocimiento de uno mismo se completa no sólo a través de la imagen que tú tienes de ti sino también, a través de la imagen que tus amigos y familiares aportan a ese concepto de identidad tan propio.

La realidad es que los demás ven cosas de nosotros que nosotros mismos no podemos ver. Y ese tipo de información también es positiva a la hora de intentar aprender a vivir en contacto con la esperanza. Si vives pensando que eres de una forma y que te es imposible cambiar entonces, tienes un bajo nivel de inteligencia emocional y también, una imagen equivocada de ti mismo.

Ahora que llega el verano es un buen momento para apostar por el autoconocimiento ya que cuando nos alejamos de las obligaciones del trabajo y de la rigidez de los horarios del invierno, descubres cosas nuevas de ti teniendo en cuenta que cualquier persona está inmersa en un proceso de crecimiento y de transformación constante. Entrar en contacto con la naturaleza también te ayuda a descubrir la plenitud de tu alma mediante ese arte tan difícil del silencio.

Toma un folio y un bolígrafo y apunta cuáles son tus virtudes pero también, intenta enumerar cuáles son tus defectos. No tengas miedo de ser imperfecto ya que no existe nada más perfecto que un límite en tanto que siempre puede ser superado. Tú puedes saltar por encima de cualquier obstáculo si te lo propones.