Automotivación para fortalecer la autoestima
Para nutrir la autoestima hace falta, especialmente, un alto grado de automotivación ya que este refuerzo depende, principalmente, de uno mismo. Existen factores que pueden hace que una persona se descuide a sí misma: el exceso de trabajo, el cansancio, el estrés…

Sin embargo, más allá de cuáles sean las circunstancias personales siempre se debe de tomar el espacio personal como una necesidad. Tenemos que ser perseverantes porque no es sencillo cambiar una creencia negativa por otra positiva. Así como puedes elogiar a una tercera persona a la que admiras por un motivo concreto, también puedes empezar a elogiarte a ti mismo aunque en un principio te cueste creer tus propias palabras. Un diálogo interior positivo y amable ayuda a sentar las bases de una autoestima agradable.

Empieza a quererte

Pese a lo que pueda parecer, para elevar la autoestima personal no es necesario pensar únicamente en uno mismo. Practicar el bien en las relaciones con los demás ayuda a nutrir la autoestima propia porque el ser humano también se reconoce a sí mismo a través de sus relaciones interpersonales.

Puedes realizar el ejercicio de elaborar una lista de adjetivos positivos que te definen. Puedes realizar este ejercicio en colaboración con una persona que te aprecia y te valora. Puedes leer cada día esta lista a primera hora de la mañana iniciando cada adjetivo por el mensaje “yo soy”.

Tomar el control de la situación

Las personas pueden sufrir mucho porque se consideran víctimas de las circunstancias, heridas por una situación dura vivida en la adolescencia o castigadas por el azar. Para alimentar la autoestima es fundamental ganar en libertad interior entendiendo que uno mismo decide en qué quiere invertir su tiempo: no pierdas el tiempo dando vueltas a aquello que no pudo ser cuando tienes un hoy por construir.