Beneficios psicológicos de la arteterapia para tratar la ansiedad
El arte puede disfrutarse desde distinta perspectiva. Podemos ser espectadores de las obras expuestas en museos y galerías. Existe una gran diferencia en cómo percibimos como espectadores una obra cuando nos explican el contenido de un modo atractivo y dinámico. Es decir, cuando el arte se torna comprensible para quien lo percibe, entonces, algo se despierta en el alma.

Desde el punto de vista de la psicología, aunque como espectadores siempre solemos preguntarnos qué fue aquello que motivó la creación de una obra, lo cierto es que fue principalmente en el siglo XX cuando gana terreno la exploración del inconsciente en el arte. Durante la Edad Media, muchos de los cuadros reflejaban, al igual que ahora la fotografía, la objetividad de una imagen, por ejemplo, un retrato. Y además, muchos de los cuadros también eran reflejo de un encargo, por esta razón, el autor debía ceñirse a las indicaciones de dicho encargo.

Cómo conocerte a través del arte

El arte también podemos disfrutarlo como protagonistas gracias a la arteterapia. Una técnica terapéutica que es muy saludable para tratar la ansiedad. Dar forma a un universo a color es un ejercicio de creatividad que nace de la libertad interior de dar forma a ideas propias. Por otra parte, este tipo de actividad también estimula la autoestima de quien, se sorprende de su propia capacidad para crear. El arte es una forma de compartir. Es decir, el autor puede poner en común con amigos y familiares sus creaciones. Desde esta perspectiva, surge un feedback muy constructivo.

Además, son muchos los planes de ocio que puedes disfrutar en torno a la pintura, por ejemplo, asistencia a cursos de pintura.

Beneficios psicológicos de la arteterapia para tratar la ansiedad
La arteterapia es un ejemplo de cómo podemos aprender psicología de nosotros mismos desde distintos canales. Y es que, en la experiencia de pintar, fomentas el autoconocimiento y la introspección. Si integras los beneficios de la arteterapia en tu vida también comenzarás a experimentar un mayor interés por los planes culturales. Integrando en tu tiempo de ocio visitas a museos y exposiciones. Y aquellos planes culturales reducen la ansiedad porque alimentan la mente y el corazón. Además, así como cada obra de arte es única, cada espectador también lo es y puede vivir esta experiencia desde un modo particular. Mientras que el consumo material no reduce la ansiedad, por el contrario, la creación de experiencias agradables que conectan con la belleza de la vida sí es una fuente antiestrés.

Vinculación entre psicología y arte

La vinculación entre psicología y arte es constante también en la historia del conocimiento. Por ejemplo, Freud fue un estudioso de la obra de Leonardo da Vinci. Como espectador de una obra de arte, puedes deleitarte en su forma estética y formal. Pero también, profundizar en la técnica con la que ha sido elaborada. O también, adentrarte en el contexto histórico a través del propio cuadro.

Y como protagonista del arte, también puedes hacer tus propias creaciones así como cuando eras un niño. Desde la libertad de ser tú mismo sobre el papel. Además, puedes hacer una creación “do it yourself” como regalo personal de cariño para alguien a quien te apetece sorprender.