Beneficios saludables de una autoestima alta
La autoestima es la clave para fomentar un amor propio saludable. Sin embargo, podremos visualizar con mayor nitidez el porqué es tan importante mejorar esta relación con uno mismo si atendemos a la raíz de la cuestión. Es decir, si observamos cuáles son los beneficios de una autoestima alta.

Uno de los principales motivos es el incremento de la resiliencia. En el camino de la existencia vamos a afrontar situaciones de todo tipo. Y cuando lleguen capítulos dolorosos nos sentiremos más fuertes para hacer frente a estas condiciones, si nuestro nivel de autoestima es alto.

Ventajas de una autoestima saludable

Ya que gracias a un amor propio saludable aprendemos que nuestro valor no depende de los factores del entorno que son cambiantes y temporales sino de la verdad de nuestra propia esencia que es permanente.

El desarrollo de la autoestima que es constante a lo largo de la existencia también es vital para fomentar una autovaloración positiva de uno mismo pero sin caer en la vanidad y la soberbia.

Beneficios saludables de una autoestima alta
Tanto en el plano personal como en el ámbito profesional, nos sentiremos más preparados para alcanzar los objetivos vitales si tenemos un nivel de amor propio saludable, somos conscientes de nuestros talentos y capacidades. Por ejemplo, en una entrevista de trabajo, puede ser más determinante tener una autoestima alta que tener un currículum perfecto.

Aquellas personas que tienen autoestima alta, poseen una higiene mental positiva, no pierden el tiempo en compararse con los demás. Es nuestro nivel de autoestima el que nos ayuda a defender nuestros derechos, a recordar que somos seres dignos de respeto.

Las relaciones personales también mejoran cuando cada persona se ama a sí misma. El amor propio es clave para establecer lazos de igualdad.

Beneficios saludables de una autoestima alta

Consejos para elevar la autoestima

Suelta el lastre del pasado, aprende a perdonarte por tu propio bien. Practica este gesto de egoísmo sano. Intenta evitar los extremos en tu vida para encontrar el equilibrio de los puntos intermedios en la toma de decisiones. Te sentirás más seguro. Practica la libertad responsable de asumir no solo tus actos sino también, tus consecuencias. Esta es la verdadera madurez de vivir.

La práctica del bien es la mejor medicina saludable para elevar la autoestima. El bien se fundamenta en la honestidad y la verdad. Comienza por no engañarte a ti mismo en lo realmente importante de la vida. Por ejemplo, lucha por llegar a ser la persona en la que te quieres convertir, sé constante en la búsqueda de ese trabajo con el que sueñas. Ojalá que el mundo no mate tus sueños porque la suerte no se mide en estadísticas. Deja volar tu creatividad para conectar con tu vocación por ser feliz.

Utiliza tu lógica para fomentar la autodisciplina en tu vida. Escucha tu sentido común. Dedica tiempo en tu vida a relacionarte con los demás puesto que eres un ser social por naturaleza.

Esta socialización no solo está relacionada con la amistad y el amor. Es decir, tus habilidades sociales en general, te hacen sentir vivo y en interacción con un entorno en el que se enmarca tu propia vida.

Fomenta la lectura de obras que forman parte de la literatura universal. Te recomiendo el libro “Un mundo feliz” escrito por Aldous Huxley. Otra obra literaria con un gran trasfondo psicológico es “Ana Karenina”, una novela apasionante de Leon Tolstoi. Y otro de los títulos que como lector te regala elevadas dosis de autoestima gracias a sus enseñanzas es “El Quijote”, de Miguel de Cervantes. Otra de las obras más que recomendable es “Orgullo y Prejuicio” de Jane Austen.