Bienestar emocional en verano
El verano es una época positiva y en apariencia perfecta para descansar y desconectar de la rutina anual. Sin embargo, no todo es tan idílico, ya que también existen personas que notan la soledad más que nunca en la época estival. ¿Qué hacer para tener un verano inolvidable y potenciar al máximo tu bienestar emocional?

En primer lugar, ten en cuenta que estos meses te servirán para recargar las pilas. El buen tiempo, el aire puro, las horas al aire libre, la luz del sol son elementos que te ayudan a conectar con tu yo interior. Es decir, puedes cuidar más de ti. En cambio, en el invierno en medio del estrés y de la prisa, muchas veces, no queda tiempo para disfrutar de pequeños placeres. Por ello, organiza una agenda de planes que de verdad te gustaría realizar en las vacaciones.

Se trata de proyectos que sean un placer mayúsculo para ti. Por tanto, no hagas nada que te haga sentirte obligado o comprometido. Por otra parte, ha llegado el momento de dormir más y de vivir sin mirar el reloj. No es bueno vivir cronometrado a cada paso, conviene ser flexibles y poder dar prioridad a lo esencial: el corazón humano. Es decir, comparte tiempo con tu familia, tu pareja, tus amigos, pero en especial, contigo mismo.

El bienestar no sólo es físico sino también, emocional. Por ello, puedes realizar el ejercicio de escribir cartas positivas para ti. Ha llegado el momento de cambiar el diálogo interior negativo por un mensaje esperanzador que te ayude a visualizar mejor tu futuro. Conviérte en tu mayor prioridad, es decir, cuida de ti. Intenta estar en paz con tu pasado, reconcíliate con tus errores y no adoptes el rol de víctima. Simplemente, vive este verano como si fuese mágico y único, porque en realidad, lo es.