Bulimia, el círculo infernal
La bulimia es un trastorno que se encuadra dentro de los trastornos alimenticios. A diferencia de la anorexia nerviosa, en la que el paciente no come, en la bulimia el paciente se da atracones de comida en los que come una cantidad excesiva de comida, sobre todo dulces. Después, para evitar subir de peso, la persona compensa ese exceso con vómitos o tomando laxantes en exceso para evitar engordar.

La bulimia se puede presentar por sí misma o acompañada de anorexia nerviosa, en cuyo caso se da un trastorno que se conoce como bulimorexia, pero no siempre ambas enfermedades van unidas.

La persona que sufre bulimia se ve con un exceso de peso aunque realmente no sea así. Tras un atracón, la persona se siente culpable y su autoestima queda muy baja, lo que le lleva a desarrollar conductas que muestran un rechazo de su cuerpo, como provocarse el vómito o realizar ejercicio en exceso para así hacer desaparecer las consecuencias del atracón.

Pero como no puede controlarse ante la comida, este episodio se repite una y otra vez.

No siempre es sencillo detectar la enfermedad, ya que estas personas siempre se dan los atracones en secreto, al igual que el posterior vómito o toma excesiva de laxantes.

No se sabe a ciencia cierta por qué las personas sufren este trastorno y otras no. Se cree que tienen gran influencia los problemas familiares, un exceso de perfeccionismo y prestar una atención desmesurada a la apariencia física.

En cuanto al tratamiento, la terapia lo que busca es romper el círculo atracón-vómito para lo cual se pueden utilizar medicamentos antidepresivos, así como terapia cognitivo conductual que ayude al paciente a modificar los pensamientos que le aparecen después del darse el atracón. Para esta enfermedad suelen ser útiles las terapias de grupo o los grupos de autoayuda.