Busca el equilibrio entre pasado, presente y futuro
Aunque es verdad que es importante vivir el presente para sacar el máximo partido a las posibilidades reales que ofrece la vida, en realidad, también conviene tener en cuenta que el pasado es una mochila de sabiduría a la que podemos recurrir siempre que lo necesitemos y el futuro es el marco de perfección humano en tanto que el mañana representa la posibilidad de cumplir un sueño.

Vivir en el futuro o en el pasado solo es negativo cuando pasas tanto tiempo en esos espacios de tiempo que te alejas de tu realidad actual. La búsqueda del equilibrio se basa en la gratitud hacia el ayer porque es lo que te ha permitido estar aquí hoy. Del mismo modo, la ilusión ante el futuro muestra la convicción de saber que estás dando lo mejor de ti mismo a día de hoy.

La puerta del pasado

Recuerda con más frecuencia los momentos felices del ayer y no te recrees en las cosas malas que te han sucedido. Echa un vistazo a tu infancia, para ello, puedes disfrutar del álbum de fotos de tu niñez porque una imagen tiene el poder de evocar muchos recuerdos y sensaciones pasadas.

Mantén el contacto con aquellas personas que enriquecen tu vida a nivel afectivo porque las relaciones mejoran con los años cuando se cultivan con cariño porque el paso del tiempo también es sinónimo de conocimiento mutuo.

Busca el equilibrio entre pasado, presente y futuro

La puerta del presente

Pasa la mayor parte de tu tiempo diario vinculado con el ahora, atendiendo tus ocupaciones inmediatas, planificando planes de ocio a corto plazo y sabiendo que el presente es lo mejor que te puede pasar ahora mismo.

La puerta del futuro

Puedes conectar con el futuro a través de ejercicios de visualización positiva en los que imagines cómo será tu vida dentro de un año. También puedes elaborar una lista de propósitos que quieres cumplir en 2014.