Busca una solución a tus problemas
¿Qué es un problema? Un conflicto que necesita de una solución para poder resolverlo. Es decir, en el lado positivo de esta cuestión, es importante asumir que la gran mayoría de los problemas tienen una solución. Por ello, debes invertir tu energía en descubrir cuál es para poder hallar algo de luz en medio de la oscuridad. Sin embargo, la mente humana no siempre se enfrenta de la forma más adecuada ante un conflicto.

Así sucede cuando das vueltas y vueltas a un problema hasta que se convierte en una bola que tiene vida propia y que arrastras sobre tu espalda. Es decir, te sientes como si tuvieses que llevar una caja que pesa toneladas a hombros. ¿No es más práctico dejar esa caja en el suelo para poder pensar relajadamente en cómo liberarte de ella? Se trata de una metáfora que sirve para observar desde un punto de vista más gráfico y visual la forma en la que a veces, abordamos nuestros miedos.

Y es que, un problema produce emociones de temor, inseguridad, dudas y angustia. Por ello, en caso de que ahora mismo te sientas desbordado por algún aspecto de tu vida debes acotar y limitar la realidad de ese conflicto para impedir que afecte a todas las áreas de tu vida.

Por otro lado, también debes poner en práctica una sabiduría esencial y fundamental: ¿Puedes hacer algo por resolver dicho problema o se trata de algo que es ajeno a tu voluntad? Si la respuesta es que puedes hacer algo, entonces, inténtalo pero si no puedes hacer nada, entonces, olvídate. Piensa en otra cosa y sigue con tu vida. A nivel popular se suele decir con gran acierto que en la vida, todo tiene una solución menos la muerte. Por tanto, mientras hay vida, hay esperanza.