Cómo calmar la ansiedad por desamor
El desamor puede provocar una angustia, un vacío interior que produce ansiedad. El miedo a no ser correspondido en el futuro, el temor a la soledad o la tristeza de entregar el corazón y no ser aceptado, produce una herida interna cuyo dolor se suaviza con el paso del tiempo. La ansidad por desamor duele pero se supera. Si estás viviendo una situación de este tipo piensa que cada día es una jornada de sufrimiento que restas en tu proceso de recuperación.

Lo más importante es que intentes continuar con tu vida, rompiendo el contacto con esa persona que te recuerda esa herida que quieres olvidar. Céntrate en otras personas, implícate en tus proyectos de trabajo, organiza algún viaje, haz cosas que te ilusionen.

En definitiva, aunque a nivel de pensamiento te cueste desconectar del recuerdo de esa persona, para conseguirlo tienes que reducir la presencia real que ese alguien tiene en tu propia rutina presente. Y si estás enamorado de un compañero de trabajo o de universidad, entonces, reduce el contacto a lo estrictamente necesario.

Cómo calmar la ansiedad por desamor

Aprende a amarte más

En la mayoría de las ocasiones, la causa principal de sufrimiento en un proceso de desamor reside en una baja autoestima que produce inseguridad. Por tanto, el primer paso para reconquistar tu bienestar es volver a conectar contigo mismo. Ojalá que el diálogo interior que mantienes contigo mismo sea cariñoso, positivo y amable. Si no es así, cambia esas palabras y el tono de crítica para transformarlo en autoamor.

Que otra persona no te corresponda del mismo modo no te quita valor a ti como persona. Y esto es algo que debemos tener muy claro en este tipo de situaciones para no infravalorarnos por esta circunstancia.

Puede que este desamor te recuerde a otro que habías vivido previamente, y entonces, la angustia se convierte en una especie de burbuja marcada por historias previas. Sin embargo, cada desamor es diferente. Céntrate en el ahora pero intenta averiguar si existe algún tipo de patrón de comportamiento en tus relaciones que se repite de forma frecuente.

Una de las mejores terapias en un desamor es pasear y reforzar el contacto con el entorno natural. Respirar aire puro. Recargar el alma con la buena energía de ese entorno que contiene tanta paz y serenidad.

Llorar es una de las formas de expresión emocional y de canalización del dolor que más alivio produce. No reprimas las lágrimas, expresa lo que sientes. No temas ser vulnerable porque ahí reside tu verdadera fortaleza.

Si guardas algún tipo de recuerdo material de esa persona, por ejemplo, cartas o fotografías, guárdalas en una caja en el trastero. Cuando haya pasado el impacto de la emoción, te sentirás más preparado para decidir si quieres conservar esos recuerdos o, por el contrario, quieres romperlos.

Identifica cuál es el momento del día más complejo para ti, ese instante en el que el dolor se agudiza. Ante la perspectiva del desamor, para muchos enamorados, el momento más triste es el inicio del nuevo día que representa la incertidumbre de la añoranza.

Cómo calmar la ansiedad por desamor

Consejos de alimentación

Con frecuencia, la angustia por desamor se ve agravada por unos hábitos de alimentación poco saludables. En medio de esa angustia afectiva, surge una mayor tendencia a comer dulces. Sin embargo, este exceso de azúcar produce un bajón posterior.

Incluye más frutas y verduras en la cesta de la compra. El modo en el que te alimentas influye en cómo te sientes. En un desamor es normal estar menos enérgico, sin embargo, si a eso le sumamos una dieta que no cubre las necesidades nutricionales del afectado, el malestar empeora.