Calmar los nervios antes de una primera cita
Una primera cita siempre resulta especial, pero a la vez, produce emociones contradictorias. Alegría, por un encuentro con alguien que te resulta atractivo. Pero a la vez, temor de que dicho encuentro quede en un plan frustrado. Y es que, suele ser en una primera cita cuando descubres si tienes algo que ver o no con la otra persona, si hay química y reciprocidad entre ambos. ¿Cómo calmar los nervios ante una primera cita?

En primer lugar, asumiendo que cuanto más tranquilo estés y más naturalidad tengas en la conversación, más fácil te será conquistar y seducir a la otra persona.

Por otro lado, en vez de esperar a que pasen las horas en casa, busca un plan con tus amigos, ten la mente ocupada, céntrate en otras cosas. De lo contrario, la ansiedad y la presión por agradar al otro irán en aumento. De hecho, no debes restarte importancia, y es que, claro que será positivo que causes una buena impresión a la otra persona, pero también es fundamental que suceda a la inversa. Es decir, más que por ver si le gustaste al otro, debes pensar en tus sentimientos y en qué deseas tú.

En las horas previas a una primera cita puedes tomarte una tila que te ayudará a calmar y a aliviar los nervios de forma clara. En vez de pensar en todas las cosas que pueden fallar, piensa que todo irá bien y que será una velada inolvidable. Cuando te predispones a través del pensamiento a que las cosas pueden salir bien, entonces, también te sientes mucho mejor contigo mismo. El amor en general, y una primera cita en particular, necesitan de optimismo, de buenos sentimientos y de energía en todos los sentidos para que la historia fluya poco a poco. El ritmo, lo decides tú.