Características de la adicción a las compras
Cuando hablamos de adicciones, estamos acostumbrados a conocer información sobre los efectos que produce en la salud la adicción al tabaco. Del mismo modo, también existe una clara conciencia a nivel social sobre la problemática que esconde la adicción a las drogas o al juego. Sin embargo, con el paso de los años surgen nuevos tipos de trastornos ante los que conviene estar atento.

Una de las nuevas adicciones es la adicción a las compras. Un nuevo modo de dependencia que, en cierto modo, brota de forma directa en una sociedad en la que los valores del consumo y el confort son extremos. La compra se convierte en una necesidad en el momento en que una persona no se siente libre a la hora de decidir no comprar algo aunque sea algo que le guste mucho. De hecho, aquellas personas que tienen este tipo de trastorno, sienten una especie de gratificación en el momento en que compran un objeto, por ejemplo, una prenda de ropa. Sin embargo, este sentimiento de aparente satisfacción desaparece pronto, ya que no se trata de una compra basada en la necesidad y en la utilidad sino en el deseo.

De hecho, muchas de estas personas compran objetos que nunca utilizan. Por ello, es importante tomar conciencia del problema para poder pedir ayuda y buscar una solución. La adicción a las compras se convierte no sólo en una obsesión sino también, en una posible causa de problemas económicos. Es decir, se trata de un problema que produce más de un efecto negativo ya que también, a nivel emocional, causa tristeza, ansiedad y vacío.

Es positivo que aquellas personas que sufren adicción a las compras eviten salir de casa con dinero en metálico en el bolsillo o con tarjetas de crédito ya que de este modo, aunque quieran, no podrán comprar nada. Afortunadamente, el ser humano tiene un deseo de superación constante por lo que es capaz de hacer frente a cualquier problema.