Características del estado de enamoramiento
El enamoramiento se vive de una forma distinta en función de la edad. La pasión y la fuerza de la juventud contrasta con la serenidad que alcanza el sentimiento en la edad madura. Sin embargo, el enamoramiento siempre abre un nuevo marco de acción en la vida de quien siente que le ha dado un vuelco el corazón y ha cambiado algo de forma repentina en su interior.

El enamoramiento convierte en el centro de tu vida a alguien que hasta hace muy poco tiempo era ajeno a ti, alguien invisible ante tus ojos.

La fortuna de estar enamorado

Cuando una persona está enamorada se siente más viva y plena que nunca, por ello, esta fuente de energía extra que viene cargada de nuevas esperanzas se vive como una suerte. Los enamorados se sienten afortunados de haber conocido a una persona especial. La suerte de estar enamorado puede vivirse en una segunda etapa como una desgracia.

Así sucede cuando la otra persona no siente lo mismo y se produce el capítulo del rechazo amoroso y del desamor. La mayor expectativa del enamorado es que llegue el momento de declarar sus sentimientos y que la historia avance en positivo. El amor llama al amor, es decir, aspira a la correspondencia.

Características del estado de enamoramiento

El enamoramiento es personal

El enamoramiento es una vivencia muy personal que también está marcada por las experiencias previas. Alguien que ha tenido grandes decepciones en el amor puede encarar una etapa de enamoramiento con baja autoestima, actitud derrotista y mucho pesimismo. En cambio, un seductor que está acostumbrado a lograr su objetivo, vive esta fase con seguridad y convicción.

El enamoramiento es un camino que puede tener mayor o menor duración. Si el momento de espera se prolonga demasiado, el enamorado puede pasar por fases extremas de euforia, sensación de derrota, esperanza, decepción, ilusión y soledad.