Carpe Diem
Vive el momento, disfruta del aquí y el ahora. Siente la fuerza de todos tus sentidos. Disfruta de la belleza de un paisaje que muestra contrastes de color dependiendo de la época del año en la que se dibuja. Existe un momento mágico del calendario: la explosión de color natural de la primavera que en breve abrirá sus puertas. Por otra parte, también debes disfrutar del sabor agradable de los alimentos.

La comida también está vinculada con el presente. En primer lugar, porque el ser humano necesita alimentarse bien para sobrevivir y requiere tener sus necesidades básicas cubiertas, pero además, muchas celebraciones también se producen al compás de un banquete.

Existen personas que tienen su parte auditiva muy desarrollada. Son ese tipo de personas que tienen la capacidad de recordar de memoria una frase después de muchos años. Existen sonidos que te conectan con los recuerdos y con el pasado. Por tanto, disfruta de tu presente, pero también, disfruta del ayer al cien por cien. Así abrirás las puertas del mañana con esperanza.

Vive el momento. Valora la compañía de aquellos que te rodean, por ello, sé generoso y cuida cada vez mejor las relaciones interpersonales con tu familia y amigos. Pero también, cuida de ti mismo no sólo a nivel físico sino también, a nivel anímico. Cuerpo y mente son dos realidades que van unidas en el ser humano. De hecho, tienen influencia la una en la otra. Por ejemplo, es normal que en un momento de tristeza extrema estés más cansado físicamente.

Vive el momento, céntrate en este minuto. Y así, se reducen también las preocupaciones del mañana. Empieza cada mañana con un pensamiento positivo: “La vida es bella y merece la pena vivirla de verdad”. Más allá del misterio, tu existencia es una aventura fascinante de prosperidad y alegría.