Qué es el secuestro emocional
El secuestro emocional es el concepto psicológico utilizado para hacer referencia esa situación de bloqueo mental ante el que la persona parece fuera de sí al estar encerrada en una emoción que le impide pensar las cosas con claridad. Por ejemplo, es posible sufrir un secuestro mental como consecuencia de un ataque de ira que conecta con un trauma no resuelto. El principal punto débil de una situación de este tipo es que corremos el riesgo de tomar una decisión de la que luego nos podemos arrepentir completamente cuando haya pasado ese volcán emocional y observemos la situación desde la calma.

El secuestro emocional nos atrapa de tal modo porque su influencia tiene incluso una huella a nivel físico. Por ejemplo, es posible experimentar dificultades para respirar ante esa sensación de ansiedad y también, tener el pulso acelerado. Nada parece hacer entrar en razón a aquella persona que se siente desbordada por la intensidad de emociones desagradables en máxima potencia.
Seguir leyendo

El cerebro emocional del estómago
Por experiencia propia, seguro que has comprobado en algún momento de tu vida, cómo los distintos estados emocionales tienen en muchos momentos un reflejo físico de somatización en la zona del estómago. Por ejemplo, cuando estamos nerviosos tendemos a sentir un nudo en la garganta. Al igual que cuando una persona está enamorada, también tiende a experimentar una sensación de mariposas.

Cuando una persona sufre la tristeza por la muerte de un ser querido también puede padecer una especie de opresión en el pecho, un dolor emocional que sentimos con más intensidad en este punto. Incluso ante una situación de angustia vital, gran parte del malestar se canaliza desde el punto de vista de un vacío en esta zona corporal.
Seguir leyendo

Cómo plantar cara al miedo
El miedo es como ese fantasma que tiene una forma de nebulosa hasta que ponemos nombre a este temor. Es decir, hasta que identificamos la situación concreta y específica que nos preocupa. Existen distintos tipos de miedo con nombre propio. Enumero una lista de posibles ejemplos con los que, tal vez, te sientas identificado: “No me gusta utilizar el ascensor”, “Me asusta enfrentarme a una exposición en público”, “Tengo miedo de ser despedido en el trabajo”, “Me asusta la soledad”, “Me da vértigo fracasar en mi nuevo proyecto”…

Cada ser humano tiene sus propios temores, por esta razón, el primer paso para identificar aquello que te afecta a ti en primera persona es anotar ese temor. Hacerlo, es un modo de darle forma, de darte cuenta de que puesto sobre el papel, ese miedo no es tan grande como en tu mente. El mejor modo de plantarle cara al miedo no es la evitación de una circunstancia concreta, aunque esta vía sea aparentemente rápida e incluso, cómoda.
Seguir leyendo

Psicología infantil: problemas psicológicos más frecuentes en los niños
Existen psicólogos especializados en atención de casos de psicología infantil. Pese a que se tiende a idealizar la infancia como un periodo de la vida plenamente feliz y casi mágico, la realidad es que los niños también tienen sus propias dificultades emocionales. Uno de los síntomas más frecuentes que pueden mostrar los niños es la ansiedad que puede vivirse en distintos ámbitos.

Conviene puntualizar que los niños de hoy en día tienen un ritmo de actividades que en algunos casos altera su nivel de bienestar como consecuencia de la presión externa que produce esta sensación de exigencia. Desde esta perspectiva, los niños también son vulnerables ante los efectos de la depresión infantil que no siempre se diagnostica a tiempo porque los niños tienen más dificultades que los adultos para poner palabras a su mundo emocional.
Seguir leyendo

Cómo aprender de tus emociones
No solo aprendemos a partir de la experiencia práctica de las vivencias. La mayoría de las vivencias conectan con emociones y sentimientos que nos ofrecen una información muy valiosa de nosotros mismos. Para potenciar este autoconocimiento es muy importante mantener una actitud de apertura no solo hacia la alegría sino también, hacia la tristeza.

Abraza a tu yo interno

Algunas emociones nos hacen sentir todavía más vulnerables. La tristeza y la envidia son dos de ellas. Cuida a tu niño interior y háblale desde la comprensión.
Seguir leyendo

Psicopodcast #21: Perdonar genera felicidad

El perdón hacia los demás y hacia uno mismo es lo más importante que debemos aprender a hacer para conseguir vivir en paz, armonía y felicidad con nosotros mismos. A muchas personas les cuesta perdonar porque piensan que hacerlo es liberar de la carga a la persona que les hizo mal, pero el orgullo, la rabia, el dolor, la ira o el resentimiento se encargan de que no sea posible hacerlo.

Pero resulta que perdonar nada tiene que ver con la persona que te hizo daño, perdonar es un acto egoísta que hacemos por y para nosotros mismos y para nadie más. Cuando perdonas a alguien que te ha hecho daño, lo que haces realmente es liberarte de esa carga que tienes en tu interior, de ese lastre que no te deja avanzar para poder sentirte libre y seguir caminando por tu camino. Seguir leyendo

¿Por qué el pensamiento cambia nuestra realidad?
Tenemos tantos pensamientos a lo largo de un solo día que al final de la jornada somos incapaces de recordar todo aquello que ha pasado por nuestra mente. Tenemos pensamientos automáticos que se convierten en una especie de segunda naturaleza porque tienen tal fuerza que podemos llegar a sentir que forman parte de nosotros mismos cuando en realidad, podemos modificar nuestras creencias. Con trabajo, esfuerzo y constancia pero podemos hacerlo.

¿Por qué el pensamiento cambia nuestra realidad? Porque con él creamos una mirada del mundo, es decir, generamos una perspectiva. Puedes realizar el ejercicio visual de observar cómo, desde cada una de las ventanas de tu casa, tienes una perspectiva distinta del paisaje.
Seguir leyendo

Cómo actuar ante la indiferencia
La indiferencia duele porque la comunicación es una de las necesidades más importantes del ser humano. Cuando comunicas un mensaje determinado a un amigo, esperas una respuesta. Sin embargo, si ese amigo actúa con indiferencia ante ese mensaje, tu frustración puede ser mayor que si hubiese rechazado una iniciativa concreta. La indiferencia muestra distancia y una aparente ausencia de interés.

Sin embargo, pese a que la indiferencia ajena pueda ser tan incómoda, es muy importante comprender que cuando vives esta situación en alguna de tus relaciones, debes de respetar, aunque te duela, la postura que ha tomado el otro. En cambio, en ocasiones suele pasar lo contrario.
Seguir leyendo