Causar buena impresión en una conversación
Las primeras impresiones la mayoría de veces son las más importantes y es que una persona al ver a otra por primera vez tarda muy pocos segundos en formar una opinión sobre con quién está hablando. Es común que los hechos posteriores sirven para reconsiderar la primera impresión y comprobar si estábamos equivocados o no, pero es difícil que se extingan del todo si existe una idea prejuzgada. En este artículo te daré algunos consejos para causar una primera buena impresión cuando mantengas una conversación con alguien que acabas de conocer.

El protagonismo

El protagonismo debes otorgárselo a la otra persona, evita el hablar sólo de ti dejando a tu interlocutor como el centro de la atención pero sin desvincularte de la conversación.

Escucha

Escuchar lo que te dicen, aunque parezca algo obvio en una conversación a veces falla y resulta imprescindible mostrar interés sincero sin interrumpir lo que te están diciendo, para ello da muestras de que sigues el hilo de la conversación. Mira a la persona a los ojos, asiente y sonríe.

Vocaliza

Es importante que te entiendan y que te hagas entender. A menudo las personas tímidas acostumbran a murmurar aquello que quieren transmitir pero puede resultar tedioso en una conversación, procura vocalizar ya que lo que tienes que decir también es importante.

Causar buena impresión en una conversación

No te hagas el gracioso

Hay personas que cuando conocen a alguien no pueden evitar tener el “Síndrome del gracioso” y puede resultar incómodo. Es cierto que el humor es un buen recurso si se sabe utilizar adecuadamente pero cuando no se conoce a la otra persona ya que lo que te puede resultar a ti gracioso, a tu interlocutor le puede resultar hiriente.

Observa las respuestas

Es importante ver cómo reacciona la otra persona ante la conversación de este modo podrás reconocer sus emociones. Así podrás comprobar si es una persona tímida, si le interesas o si no le resulta interesante la comunicación contigo.

Tu actitud

Si tratas con una persona que muestra alegre y desenfadada no tienes por qué mostrarte necesariamente serio. Mantén una actitud alegre e intenta contagiarla. Demuestra con tus acciones que quieres que se sienta a gusto a tu lado, muéstrate tal y cómo eres, no finjas.