Causas de tu mala memoria
Me he motivado a escribir este artículo como algo personal puesto que la memoria siempre ha sido una lucha interna. Me he pasado toda la vida trabajándola para poder tener una memoria adecuada y que no se me olviden las cosas más importantes, pero a veces resulta inevitable que la memoria falle. Y es que hay algunas causas que pueden hacer que tu memoria se vea resentida haciéndote más olvidadizo de lo que en realidad eres.

Las causas que te voy a comentar están asociadas con el día a día y con malos hábitos que se pueden cambiar. Existen también otras causas médicas que también pueden causar mala memoria pero en esto no me centraré hoy, me centraré en aquellos malos hábitos que causan mala memoria y que puedes hacer algo para remediarlo desde ahora mismo.

Falta de sueño

Esta es la causa principal y la que todos caemos alguna vez por culpa del estrés diario que llevamos encima ¡y es que le faltan horas al día para poder realizar todo! Dormir las horas adecuadas es esencial para tener una memoria fresca pero además es que si no descansar lo que tu cuerpo necesita durante el día también estarás mal y tendrás problemas de atención, te sentirás fatigado y pesado, te costará reaccionar…¡y todo por dormir poco o mal! Recuerda que para estar bien necesitarás mínimo unas 7 u 8 horas de sueño, menos sería demasiado poco.

Mala alimentación

Una dieta alta en grasas hará que tengas una memoria deficiente por lo que resulta primordial que tengas muy en cuenta tu alimentación y ésta sea saludable. Además si combinas una dieta equilibrada con un estilo de vida activo y haces deporte de forma más o menos habitual también verás incrementada tu capacidad de memoria (además de sentirte mejor por dentro y por fuera).

Causas de tu mala memoria

Estrés

El estrés mal gestionado puede hacer que se te olvide hasta tu número de teléfono puesto que las hormonas del estrés influyen directamente en la zona del cerebro donde se controla la memoria y los procesos de pensamiento pudiéndote hacer que te bloquees y hasta dejes de pensar de forma coherente. En momentos de estrés tendrás que tener como prioridad liberarte de esa emoción que te bloquea y poder pensar con claridad, pero además practicar meditación también puede servirte a la larga a mejorar la memoria y a calmar tu estrés.

Así que ya sabes tres causas por las que puede que tengas mala memoria y a las cuales debes poner remedio ahora mismo. ¡Adelante!