Causas del estrés femenino
Existen causas muy diferentes del estrés femenino, sin embargo, muchas chicas se sienten desbordadas por los acontecimientos de la rutina cotidiana, viven con la sensación de tener falta de control sobre la realidad. El estrés es un factor que puede somatizarse a largo plazo, por ello, también produce consecuencias físicas: agotamiento, rigidez muscular, malestar en el estómago… ¿Cuáles son las principales causas del estrés femenino?

En primer lugar, conviene precisar que aunque tendemos a asociar el estrés, únicamente, con el plano laboral, existen muchas situaciones del ámbito personal que pueden llevarnos a experimentar esta emoción: por ejemplo, conflictos con el grupo de amigos, problemas familiares, sensación de soledad, miedo al futuro, un cambio importante… El exceso de perfeccionismo también es uno de los grandes enemigos de la mujer que siempre se siente insatisfecha, no sabe valorar aquello que tiene o no tiene la capacidad de valorar sus propios méritos. El estrés deja una huella tan visible en el organismo que incluso, puede producir cambios en la menstruación.

¿Qué necesita una mujer cuando se siente estresada? En primer lugar, necesita sentirse escuchada, saber que no está sola y que cuenta con un punto de apoyo. No se trata de tener o no pareja, sino de poder tener amistades con las que poder hablar y compartir el presente. Convivir con el estrés y con la ansiedad durante mucho tiempo no es saludable porque es una emoción que te roba la paz interior y la calma. De hecho, el estrés es una emoción que puede requerir de la ayuda de un psicólogo. Cuanto más se tarda en afrontar la situación, más difícil es resolverla. ¿Qué sucede cuando estás durante mucho tiempo con estrés? Rindes menos en el trabajo, tus relaciones sociales se resienten, estás enfadada contigo misma y tienes miedo a todo.