Ciclotimia, cambios bruscos de humor
Tener cambios de humor es algo normal, ya que aunque podamos mantener estable nuestro estado de ánimo, factores sociales laborales e incluso hormonales en el caso de las mujeres pueden causar oscilaciones del estado de ánimo que nos hagan pasar de la alegría al llanto al poco tiempo, aunque al poco tiempo recuperaremos el equilibrio anímico que teníamos antes del suceso.

Sin embargo, existen personas que sufren cambios en el estado de ánimo constantemente y de forma brusca, pasando de la euforia a la depresión en un mínimo periodo de tiempo, aunque sin llegar a sufrir una depresión bipolar. Estas personas son los ciclotímicos.

No se sabe con certeza cuál es el origen de esta dolencia, aunque sí se ha observado que la mayoría de quienes la sufren tienen antecedentes familiares de la misma o de otros trastornos similares como el trastorno bipolar, por lo que se piensa que el componente genético juega en gran papel en el desarrollo de esta enfermedad.

Existen diversos niveles de esta dolencia, desde simples cambios que no son apenas percibidos por los allegados hasta cambios tan bruscos que perjudican el ámbito personal y laboral del sujeto.

Es necesario asegurarse de que los síntomas no forma parte de otras patologías como depresión, esquizofrenia o hiperactividad y que no sean causados por adicción a las drogas, al alcohol, etc.

Los síntomas que caracterizan la ciclotimia son cambios de ánimo constantes durante al menos un año si son niños o adolescentes o de dos años si son adultos. Cuando se presentan los síntomas deben durar 8 semanas como mínimo.

El tratamiento es parecido al delas personas bipolares, con medicamentos antidepresivos, antimaniacos y psicoterapia. Como en cualquier otro tipo de dolencia, es necesario el apoyo y la comprensión de la familia para que el enfermo consiga superarla.